El regreso de Cabify a Barcelona ha tenido una gran acogida. Más de 50.000 usuarios de la capital catalana se han registrado en la App o en la página de internet de Cabiby este jueves, la primera jornada en la que estuvo operativo el nuevo servicio de vehículo de alquiler con conductor (VTC) con el que la plataforma ha vuelto a operar en la ciudad.

Estos viajeros que se han registrado en la App son los que, según la empresa, han aceptado las condiciones del nuevo modelo de servicio que Cabify ha diseñado para volver a Barcelona, a pesar de la nueva normativa aprobada para las VTC por el Govern.

En virtud de este nuevo modelo de negocio, la firma ha pasado de operar de forma directa coches de VTC en Barcelona, en vez de ser una plataforma de reserva de estos vehículos, como hasta ahora, y como lo seguirá siendo en el resto de ciudades en las que opera (Madrid, Málaga, Sevilla, Alicante, Valencia y Murcia).

VÍA LEGAL

La compañía, además, ha encontrado una vía legal para sortear la obligación que ha impuesto el Govern de contratar estos coches con 15 minutos de antelación.

El cliente de Cabify solo tendrá que esperar este tiempo cuando se dé de alta de este servicio y acepte las condiciones, para el primer viaje, y no en los sucesivos.

“Una vez que el usuario acepte las condiciones de contratación y transcurra el periodo de anteación estipulado por la normativa, el viajero de Cabify habrá contratado un servicio de transporte del que puede hacer uso sin necesidad de ir contratando cada viaje”, expresaron fuentes de la compañía a Europa Press.

LA BATALLA CON EL TAXI

Con esta estrategia, Cabify sortea legalmente la principal medida establecida en el decreto para regular las VTC y diferenciar este transporte del taxi. La modificación se aprobó a finales de enero, en plena batalla abierta entre estos dos sectores, con los taxistas colapsando la ciudad tras varias jornadas de paro. Las presiones de los taxistas, que contaron con la complicidad de la alcaldesa, Ada Colau, acabaron con las marchas de Uber y Cabify. Ahora, Cabify vuelve con el compromiso de recuperar la oportunidad perdida en Barcelona tras las restrictiva regulación del sector VTC en Cataluña.

En su regreso a Barcelona, Cabify ha informado de que contará con 300 vehículos para desarrollar su servicio. El anuncio molestó a Tito Álvarez, fundador de Élite Taxi, quien el miércoles recalcó que se sentían engañados y manipulados. "Siempre hemos tenido claro que Cabify no se iba a ir porque tienen demasiado dinero invertido para irse por 15 minutos y la geolocalización".