La compañía de VTC Cabify no ha utilizado un vacío legal en la nueva manera de operar en Barcelona, según su fundador Juan Antonio Rubio. El consejero delegado ha aseverado este miércoles en un desayuno informativo que Cabify ha vuelto a operar en Barcelona "adaptándose" a la nueva regulación vigente, tras la aprobación a finales de enero del decreto ley por parte del Govern.

El directivo ha remarcado que lo han hecho "por compromiso" con Barcelona, que ha reivindicado como ciudad puntera en innovación, tecnología y emprendimiento, sus trabajadores y usuarios.

ADAPTADOS A BARCELONA

Rubio ha señalado que Cabify se ajusta a la legalidad que fija la nueva norma y que de manera transitoria funciona como una empresa tradicional de VTC: "Si en algún momento se cuestionara nuestra forma de operar en Barcelona, lo que se estaría cuestionando es la forma de operar de las VTC tradicionales".

Ha rehusado que esta nueva forma de operar en la ciudad catalana se trate de un "truco, argucia o burla legal", y ha remarcado que esperan poder volver a trabajar con el modelo anterior, que es el que ha sostenido que mantienen en el resto de ciudades, puesto que no quieren ser una empresa de transporte y de gestión de flotas VTC sino una de movilidad.

100.000 USUARIOS DE ALTA EN CABIFY

Sobre el expediente informativo que el Govern ha abierto a la empresa del grupo Cabify Prestige & Limousine, el directivo ha defendido que este tipo de procedimiento "no es una excepción" y que responderán, como han hecho en los otros mercados en los que trabajan.

Como aval de este nuevo funcionamiento, Rubio ha expuesto que unos 100.000 usuarios se han vuelto a dar de alta en Cabify desde que volvieron a operar en la ciudad a principios de marzo y ha asegurado que pasan los 15 minutos que fija el decreto ley entre que se aceptan las nuevas condiciones y llega el vehículo VTC.