La compañía de VTC vuelve a pedir al Govern que revise las medidas antes de concretarlas. Cabify ha reclamado que se no legisle a favor de "los sectores más radicales del taxi" y en contra del bien común, como cree que pasará si la Generalitat aprueba el decreto fijando la precontratación de su servicio con al menos 15 minutos de antelación.

En un comunicado este lunes, la compañía ha asegurado que esta regulación haría inviable su actividad, acabaría con el trabajo de más de 1.400 personas y supondría su expulsión de Catalunya, lo que supondría "más paro, menos productividad, menos servicio y menos libertad".

BENEFICIO A "LOS ENEMIGOS DEL PROGRESO"

Cabify ha sostenido que las normas que se quieren adoptar se toman dando la espalda a las necesidades de los ciudadanos y solo benefician a los enemigos del progreso "y a los que piensan que los desórdenes, la intimidación y las agresiones son preferibles al diálogo, el consenso y el respeto".

Además, en el escrito, amenzan con que la imagen exterior de Catalunya no saldrá reforzada "en materia de convivencia, de innovación, de apoyo al emprendimiento y de proyecto de futuro".

LLAMAMIENTO A COLAU Y A TORRA 

La compañía ha hecho un llamamiento al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para que no adopten decisiones "precipitadas al dictado de quienes anteponen sus egoísmos y sus miedos a cualquier otra consideración".

La empresa considera que en democracia "lo que no caben son decisiones excluyentes de una parte y que sacrifiquen el interés de todos en beneficio de unos pocos".