ARCHIVADO EN:

Centenares de ciudadanos de los barrios de Can Baró (distrito de Horta-Guinardó) y de Tres Torres (distrito de Sarrià-Sant Gervasi) se manifestaron juntos por primera vez este jueves, en la plaza Sanllehy,  para pedir que los cambios previstos en varias líneas de autobús regulares de TMB no entren en funcionamiento este lunes. Y su idea es volver a hacerlo proximamente.

En efecto, por ordenanza gubernativa, este lunes 25 de junio se incorporarán tres líneas nuevas a la red ortogona...a cambio de que desaparezcan o se modifiquen otras.La nueva red de bus tendrá tres líneas más. Una línea diagonal, la D50, que irá del Paralelo a Ciutat Meridiana, y otras dos verticales: la V9 (del Poble Sec a Sarrià) y la V33 (del Foro a Santa Coloma). Los cambios, sin embargo, no han gustado a todos los vecinos y ya hace días que se movilizan en contra.

“Esto supondrá pérdida de plazas de aparcamiento, creación de carriles bus o el aumento de saturación de algunas líneas por parte de turistas”, denuncian de manera transversal los afectadosde ambos distritos, tan distintos en muchas cosas pero tan cercanos en el tema de la movilidad.

EL BUS DE LO ‘GUIRIS’

En Can Baró y el Carmel, los vecinos estrenarán el lunes un recorrido con la nueva D50 que unirá el Paralelo y Ciutat Meridiana. Hasta ahora los usuarios utilizaban la línea 24 de bus, que conectaba los barrios de Horta-Guinardó con el centro de la ciudad. A partir del lunes, la línea acortará: en lugar de llegar hasta el Paralelo, el final será en la plaza Catalunya.

“Lo que más nos preocupaba era que el 24 se quedase en el Parc Güell, diese la vuelta en la entrada de la calle Albert Llanas y volviese a bajar al centro”, apuntan los vecinos. “Eso se consiguió parar, pero a cambio nos comunicaron, en la última reunión que tuvimos en el consistorio del distrito, que el 24 tendría su inicio y final en plaza Catalunya, con lo que ya no seguirá, como hasta ahora, hasta el Paralelo”.

El hecho de que la línea iniciara el trayecto en Paralelo permitía a los vecinos aprovechar las dos primeras paradas, antes de llegar a la plaza Catalunya, para coger sitio en los vehículos antes de que cargara los turistas. Ya no podrán hacerlo. Los vecinos se quejan de que “si ya era una línea masificada por los turistas, a partir de ahora será peor”.

Así que el bautizado 'bus de los guiris' lo será más todavía...

MENOS PARKING Y MÁS JALEO

Los vecinos del barrio de Tres Torres, por su parte, denuncian que para implantar la nueva línea V9, que conectará el Poble Sec con Sarrià y suprimirá las líneas 41 y 66, se han eliminado más de 60 plazas de aparcamiento regulado para residentes. Además, afirman que se añadirá un carril bus en la calle de Anglí, una vía que, junto con la calle de Calatrava, los vecinos habían pedido ‘pacificar’ debido al intenso tránsito rodado. “Se lo pedimos  a los técnicos y a la gerencia del distrito; nos dijeron que lo tendrían en cuenta… pero al final no lo han tenido”, se quejan.

Los vecinos ven “innecesario que los autobuses tengan que girar hacia Calatrava si ya existe un carril bus en Ganduxer”. De hecho, proponen que los autobuses eviten calles que consideran del interior del barrio, como Calatrava y Anglí, y que circulen por Ganduxer hasta el paseo de La Bonanova, utilizando Vía Augusta, en caso de bajada.