ARCHIVADO EN:

La huelga de los trabajadores del Metro ha provocado aglomeraciones, esperas y desesperación en muchos de los usuarios que se ha visto afectados durante las cuatro horas matutinas en las que el servicios ha sido del 40 por ciento.

Sin embargo, lo peor está por llegar, según avisan desde la propia TMB. La huelga, que por la tarde mantendrá un servicio del 40 por ciento entre las cuatro y las ocho de la noche, puede afectar de manera muy importante a los usuarios, sobre todo a partir de las 21.35, cuando la frecuencia de paso se reduce hasta el 20 por ciento.

Esto implica que puede haber líneas en el que la frecuencia de paso de los convoyes puede alargarse hasta en una hora, lo que supone un contratiempo muy importante para los usuarios. Esta situación puede alargarse hasta las 23.35, apenas 25 minutos antes del cierre del servicio.

MEDIOS ALTERNATIVOS

La convocatoria hecha por el comité de empresa del metro, como medida de protesta por la gestión de la problemática del amianto, ha tenido un seguimiento, según el propio comité, del 95 por ciento. Ello ha provocado el caos en varias de las estaciones en las que el flujo de pasajeros es más importante, sobre todo en las horas punta del día.

Para evitar mayores molestias a los usuarios, desde la propia empresa gestora del servicios se ha recomendado a los usuarios que busquen medios de transporte alternativo, una forma de evitar que los retrasos en el metro les afecten demasiado.

ACCESOS CERRADOS

Durante la jornada de huelga matinal, varias estaciones, como las de Sagrada Família, en la que confluyen las líneas 2 y 5, las de Verdaguer, con las líneas 4 y 5, y la de Sagrera, con las líneas 1 y 5, han tenido que cerrar sus accesos de manera puntual para evitar que el exceso de gente en los andenes pudiera provocar algún incidente.

Este tipo de incidencias podrían repetirse a lo largo de la tarde durante las horas en las que el servicio se verá afectado por los paros.