Año negro en Barcelona. En 2018, 21 personas fallecieron en la Ciudad Condal en accidentes de tráfico frente a las 12 que perdieron la vida en 2017. El número total de accidentes, en cambio, descendió un 2,74 %, al pasar de 9.430 en 2017 a 9.180, según datos facilitados por el Ayuntamiento de la capital catalana.

Más de la mitad de las víctimas mortales fueron conductores de motocicletas (11), seguidos de peatones (8). Las otras dos personas que perdieron la vida fueron el conductor de una furgoneta y de un turismo.

El estudio, titulado "Análisis de la accidentalidad a la ciudad de Barcelona del año 2018", señala que un total de 135 personas sufrieron lesiones graves, frente a las 121 del año anterior.

FALTA DE ATENCIÓN

El año pasado se registraron un total de 66 peatones atropellados, y los turismos fueron los vehículos que más atropellos causaron (22), mientras que las motos ocuparon el último lugar (2).

El análisis también destaca que las causas principales directas de los accidentes son por parte del conductor: la falta de atención (1.540 accidentes), no respetar las distancias (1.191), hacer un giro indebido (1.112) y desobedecer un semáforo (874).

En el caso de las causas indirectas, el Ayuntamiento destaca la alcoholemia (284), el mal estado de la calzada (56) y el exceso de velocidad (51). El Eixample es el distrito con más siniestralidad de toda España.