Los trenes bala son conocidos por todo el mundo, pero pronto dejarán de ser el medio de transporte por vía más rápido de Japón. La compañía Japan East Railway, propietarios del ferrocarril, anunció hace dos años sus intenciones de construir un ferrocarril más veloz de los que tenía en funcionamiento. El proyecto, llamado ALFA-X, ha empezado las pruebas con los trenes que alcanzarán los 360 kilómetros por hora. 

Los convoyes están pensados para recorrer la ruta entre Tokio y Sapporo, una ciudad situada en la parte suroeste de la isla principal de Japón. La distancia entre ambas urbes es de 1.075 kilómetros, y se completará en cerca de tres horas con los nuevos trenes. En la actualidad no existe ninguna línea directa que conecte estas dos ciudades, los viajeros tienen que hacer un transbordo. En total, ese trayecto dura ocho horas.

VELOCIDAD DE HASTA 360 KILÓMETROS POR HORA

La empresa prevé que la ruta se ponga en marcha para 2030. De momento, Japan East Railway está poniendo a prueba los nuevos trenes, que funcionarán a 360 kilómetros por hora, pero aspiran a alcanzar los 400 kilómetros por hora en los ensayos. Los modelos alcanzarán una velocidad de vértigo, convirtiéndose en los nuevos trenes bala del país nipón. Sin embargo, los diseñadores han tenido que enfrentar varios dilemas.

Una de las prioridades al desarrollo estos trenes ha sido la de minimizar el ruido, porque se genera más estrépito al ir más rápido que los actuales. La presión ha sido otro problema a los que se han enfrentado los fabricantes, los profesionales han tenido que construir una "nariz" aerodinámica. El particular diseño minimiza la tensión que se genera al entrar en los túneles a alta velocidad. 

TREN DE ALTA VELOCIDAD EN BARCELONA

En total, la empresa ha encontrado dos diseños que funciona para conseguir ese propósito. El primero tiene una "nariz" de 16 metros similar a la que ya presentaban los trenes de la serie E5. El otro cuenta con una punta aerodinámica de 22 metros, esta silueta ayuda a mitigar el efecto de entrar y pasar por túneles a una velocidad alta.

En España tenemos los trenes AVE, que mantienen velocidades de 300 kilómetros por hora y llegan a los 310 en algunos puntos. Las vías para los convoyes de alta velocidad se instalaron en 1992, y cada vez unen más ciudades españolas. Los barceloneses pueden llegar hasta Madrid en dos horas y 45 minutos, y el tren que une a ambas ciudades alcanza una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora.