ARCHIVADO EN:

El Juzgado de Primera Instancia número 5 del Prat del Llobregat admitió a trámite el pasado 25 de septiembre una demanda contra la empresa Kymco Moto España S.A interpuesta por Víctor Milone, de 71 años, tras sufrir un accidente en 2017 cuando conducía una motocicleta de la empresa española. Milone, vecino del Prat, denuncia que un “defecto de fábrica” en el freno fue la causa principal siniestro y reclama una indemnización de 23.870 euros a la compañía. El hombre, que había comprado la moto cinco meses antes, sufrió múltiples lesiones y heridas de gravedad, como fracturas de costillas, y tuvo que ser operado quirúrgicamente.

El 12 de diciembre de 2017, Milone, que tenía 69 años en el momento del suceso, regresaba de Vilanova de la Geltrú y se dirigía a su domicilio en el Prat del Llobregat. Mientras circulaba en línea recta, con buena visibilidad y a velocidad de vía en un día soleado, perdió el control de su scooter Kimko Gran Dink de 125 cc de cilindrada en la carretera C-31 en Sitges. “Escuché un chasquido y pegué unos saltos. Después ya no recuerdo nada”, comenta este pensionista en conversación telefónica con Metrópoli Abierta. Tras intentar llevar el caso por la vía penal, el magistrado ha aceptado la demanda por responsabilidad civil por producto defectuoso contra el fabricante de motocicletas.

Imagen de la moto Kymco de Víctor Milone tras sufrir el accidente / MA
Imagen de la moto Kymco de Víctor Milone tras sufrir el accidente / MA

UN SALTO DE 15 METROS

Las huellas de neumático en el asfalto revelaron que Milone intentó frenar sin éxito durante 23 metros por la calzada, chocó con una tapa de alcantarillado y salió proyectado 15 metros hasta quedar inconsciente tendido en la vía. Tras el accidente, el hombre despertó ocho horas después en la UCI del Hospital de Bellvitge en el que permaneció seis días en la unidad de semi críticos. El demandante realizó sesiones de rehabilitación durante seis meses hasta el 18 de junio de 2018.

El abogado Álvaro Machado, del bufete Vosseler Abogados, sostiene que la “culpa” del accidente “recae de forma íntegra” en el fabricante. Se trata, según la demanda, de un “fallo de diseño de la pinza de freno que afecta de forma estructural a la seguridad en la circulación” de los modelos Gran Dink 125 Euro 4 fabricados desde 2016 y Super Dink Euro 4 desde 2017 y que impidió al hombre reducir la marcha antes de encarar una curva. Machado reprocha el “silencio revelador y la desidia” de la empresa en estos dos últimos años. Además, señala a los Mossos d’Esquadra por una “pésima actuación” por el contenido del atestado policial –que el letrado impugnó– y en el que los agentes apuntan a una “distracción o falta de atención en la conducción” como causa principal del accidente y también a una “enfermedad o indisposición sobrevenida”.

AVISO DE SEGURIDAD

Milone percibe actualmente una pensión no contributiva de unos 380 euros y 150 euros de ayudas de la Generalitat. “Este dinero me vendría bien”, comenta este hombre, que aún sufre dolores en la mano derecha. El mismo día del accidente, el Ministerio del Interior y la Dirección General de Tráfico emitieron una alerta de seguridad en toda España por producto defectuoso.

La misma Kymco comunicaba al demandante “de forma tardía”, según la defensa del hombre, de una anomalía que afectaba a la seguridad del vehículo. La empresa inició una campaña avisando a los compradores y usuarios de los modelos afectados donde emplazaba a los clientes a sustituir la pinza de freno y en la que pedía disculpas.