Eliana Guerrero, la famosa cazacarteristas del metro de Barcelona, y ocho miembros de la patrulla ciudadana que pilota ella misma han sido retenidos en la parada de paseo de Gràcia por los Mossos d'Esquadra por órdenes de TMB, según ha explicado Guerrero a Metrópoli Abierta. Según ella, ocho agentes de la policía catalana y otros ocho de seguridad privada de TMB les han mantenido retenidos durante más de media hora en la salida de paseo de Gràcia con Gran Vía, donde se unen las lineas verde y amarilla. En un inicio temían ser detenidos, pero finalmente sólo han sido identificados por la policía catalana. 

Contactados por este medio, fuentes de TMB han explicado a este medio que dos de los integrantes de la patrulla ciudadana llevaban consigo esprays de pimienta visibles y que utilizaban de forma amenazante contra los carteristas. Una pareja de vigilantes del metro les han llamado la atención y les han invitado a abandonar las instalaciones de TMB. Pero los patrulleros se han negado. Ha sido entonces cuando los vigilantes han avisado a los Mossos d'Esquadra, que han acudido al lugar sobre las seis de la tarde. 

Por su parte, Guerrero niega esta versión de los hechos. Según ella, la patrulla se encontraba realizando sus labores de prevención de robos en la parada de paseo de Gràcia y, al ver a “dos agentes de la secreta de los Mossos”, se han alejado y se han dirigido a otra línea de metro para que pudieran hacer su trabajo con normalidad. Ha sido entonces cuando un agente de seguridad privada del metro, que no iba uniformado, les ha indicado que le acompañaran a uno de los vestíbulos del suburbano, donde han sido retenidos más de media hora. Guerrero afirma que no han tenido enfrentamiento alguno con carteristas, y que en ningún momento han hecho uso de los esprays de pimienta.

"TOQUE DE ATENCIÓN"

Guerrero asegura que los esprays únicamente los llevan para protegerse de posibles agresiones, y que en ningún caso los utilizan de forma recurrente ni los llevan de forma visible. "Es sólo para casos de emergencias", afirma. Además, añade que lleva años portando consigo esprays de pimienta, "que están homologados y que se pueden comprar legalmente en muchas tiendas de Barcelona". 

Una vez acabado el incidente, Guerrero ha constatado que se trata de "un toque de atención" a la patrulla ciudadana, aunque ha asegurado que "seguirán haciendo lo mismo". 

BATLLE, CONTRA LAS PATRULLAS

Esta semana, el quinto teniente de alcalde de Seguridad y Prevención, Albert Batlle, avisó que combatiría el fenómeno de las patrullas ciudadanas. Durante una entrevista en la cadena SER, Batlle aseguró que "la responsabilidad de la seguridad, el orden público y la ordenanza de convivencia en democracia corresponde a la administración", por lo que "no puede haber autoorganización, es peligrosísimo”. 

Este fenómeno ha experimentado un gran auge en los últimos meses, con decenas de ciudadanos participando en diversas patrullas por la ciudad. Una de las más activas es la que fundó Eliana Guerrero, una histórica cazacarteristas del metro de Barcelona y que ahora patrulla el suburbano acompañada por decenas de activistas antirrobos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.