Los Bomberos de Barcelona "desobedecieron un requerimiento policial" el pasado martes al no intervenir en el desalojo de una joven que se colgó de la fachada de un edificio okupado. Así lo ha criticado el sindicato de los Mossos d’Esquadra, SAP-FEPOL, que solicita explicaciones para “determinar si recibieron indicaciones políticas para no participar en el desalojo”. Según el sindicato policial, "este consistorio y su alcaldesa no puedan alinearse con el movimiento okupa".

Los Mossos d'Esquadra llevaron a cabo a primera hora del martes el desalojo de un edificio okupado en la calle Independència del barrio del Clot. El inmueble, conocido como Puntales II, ya se había intentado desalojar en otras dos ocasiones sin éxito.

EL AYUNTAMIENTO DEFIENDE A LOS BOMBEROS

A lo largo de esa mañana, hasta 18 furgonetas del cuerpo policial acudieron a las puertas del bloque para realizar la operación ante protestas. Una de las acciones de resistencia fue la de una okupa que se subió a un andamio con el fin de impedir el desalojo.

Fuentes municipales han argumentado que el cuerpo de los Bomberos de Barcelona solo interviene en dispositivos de desalojo para evitar riesgo de hundimiento o de daños el edificio o por tareas de rescate, tal como ha indicado Efe. En esta línea, han destacado que en el caso de Puntales II el hecho de descolgar a las jóvenes de la fachada formaba parte del dispositivo policial y no de salvamento.

Según esta versión, los Bomberos ofrecieron su material al cuerpo de los Mossos para que estos pudieran realizar su trabajo, como hacen siempre en este tipo de casos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.