Manifestación contra la sentencia del 'procés' con participación de los CDR en Barcelona / EUROPA PRESS
Manifestación contra la sentencia del 'procés' con participación de los CDR en Barcelona / EUROPA PRESS

Los Mossos montan dispositivos especiales para evitar otra "batalla de Urquinaona"

Los dispositivos comienzan la noche de este sábado, en previsión de altercados tras los actos del Fossar de les Moreres

Guardar
Periodista

Los Mossos d’Esquadra tienen previsto realizar despliegues especiales para evitar altercados y manifestaciones violentas de grupos de incontrolados independentistas durante la noche de este sábado y domingo, con motivo de la Diada de Cataluña. El primero de los dispositivos tiene lugar esta noche: se prevén concentraciones de radicales en el Fossar de les Moreres, la zona del Born en la que se rinde homenaje a los muertos en el asedio de Barcelona de 1714. Tras los actos de diferentes colectivos, algunos grupúsculos pueden intentar realizar actos violentos por la zona.

Para evitarlo, los Mossos han previsto cerrar al tráfico peatonal en algunas de las zonas del Gòtic, según ha podido conocer Metrópoli. Estos grupos fueron los que abuchearon en los actos del 10 de septiembre de 2021 por la noche a Pere Aragonès y a Oriol Junqueras, que acudieron al Fossar, pasada la medianoche, para depositar una corona de flores en representación de ERC. En algunas ocasiones, tras las ofrendas y los parlamentos, grupos de jóvenes se dispersan por los alrededores y realizan actos vandálicos.

DESTINO: URQUINAONA

Pero los actos del Fossar de les Moreres serán solo el preludio de lo que se considera la principal movilización, prevista para última hora de la tarde de este domingo. Según ha podido saber este diario, se han captado comunicaciones de diversos grupos radicales para realizar varias concentraciones y manifestaciones en diversos puntos de la ciudad (Eixample, Gràcia, Sant Andreu y Sants), al margen de la gran manifestación oficial que organiza la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

Imagen de un manifestante enfrente de una hoguera durante la protesta de los CDR / EUROPA PRESS
Imagen de un manifestante enfrente de una hoguera durante la protesta de los CDR / EUROPA PRESS

Por esas comunicaciones, se ha conocido que varios grupos pretenden confluir en la plaza Urquinaona, un lugar con una gran carga simbólica para los violentos. En esta plaza tuvieron lugar los disturbios más graves en el otoño de 2019, cuando se organizaron las protestas en contra de la sentencia del 1-O. En aquellos incidentes, jaleados desde algunas instituciones y desde los partidos políticos independentistas, jóvenes armados con palos, adoquines, hierros y otros instrumentos, se enfrentaron con gran violencia a las fuerzas de seguridad en lo que llamaron la Batalla de Urquinaona.

PROTESTA FRENTE A LA JEFATURA

Para este 11-S, los grupos radicales, algunos de ellos cercanos a la CUP, quieren unirse en la plaza y bajar luego en manifestación por Via Laietana. La organización Arran, la rama juvenil de la CUP, es una de las que participará activamente. “Este 11 de septiembre volveremos a llenar los barrios, villas y ciudades de movilización y lucha. Salimos a la Diada de Cataluña para demostrar cuál es nuestro proyecto, cómo lo pretendemos construir y dónde nos encontrarán. Los de siempre volverán a casa cuando acabe el día, y el año que viene continuarán vendiendo humo. Nosotros continuaremos organizadas, el 11 y cada día, defendiendo nuestro territorio, nuestras casas y luchando por unas condiciones de vida dignas. Nos preparamos para combatir la oleada reaccionaria, machista y racista que perpetúa la extrema derecha. Nos solidarizaremos ante la represión a cualquiera que se organice. Defenderemos la autodefensa contra cualquier violencia y discriminación”, dice un manifiesto de esta organización juvenil.

Pero, además, la propia CUP ha convocado su manifestación (que se vería apoyada por distintas columnas llegadas desde otros puntos en diferentes barrios) en la propia plaza Urquinaona a las 18.30 horas del domingo. “La previsión es que haya un nutrido grupo de extremistas en los actos. Y cuando a una determinada hora se dé por finalizada la jornada, que cada quien haga lo que quiera. Los organizadores se lavarán las manos a partir de entonces y es cuando empiezan las refriegas”, señala una de las fuentes consultadas por Metrópoli. Ésa es la estrategia que se desprende de las comunicaciones captadas.

La Brimo se dirige hacia una hoguera en una manifestación contra la sentencia del 'procés' / EFE
La Brimo se dirige hacia una hoguera en una manifestación contra la sentencia del 'procés' / EFE

La bajada por Via Laietana no es banal: allí está la sede de la Jefatura superior de Policía de Cataluña, a la que se quiere sitiar. Este edificio es reivindicado por los independentistas, que quieren convertirlo en un museo a la memoria histórica, en el que se enseñe que en esas dependencias se torturaba. Se omite, sin embargo, la utilización de sus sótanos como habitáculos de tortura por parte de los sangrientos dirigentes de la seguridad pública de la Generalitat durante la época de la Segunda República, cuyas torturas no tienen nada que envidiar a las del dictador Francisco Franco.

MINIMIZAR LOS DAÑOS

La finalidad de los radicales es protestar este domingo ante la sede de la Jefatura e imprimirle así a la protesta no sólo un tono más duro y reivindicativo, sino ampliar los objetivos de los actos y situar en primer plano la reivindicación que hacen estos colectivos de un edificio de gran simbolismo. Las fuentes consultadas señalan que las calles adyacentes estarán estrechamente vigiladas por los Mossos d’Esquadra, que intentarán minimizar los actos violentos.

Restos de uno de los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía / EFE
Restos de uno de los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía / EFE

¿Lo conseguirán? No las tienen todas consigo. “Es difícil controlar un espacio tan grande. Tenemos como nota positiva que a los violentos se les ve venir enseguida. Pero, por otro lado, no tenemos efectivos ilimitados y siempre podrá haber disturbios”, explica una de las fuentes consultadas. Su tarea es evitar en lo posible disturbios graves y la vandalización de comercios, así como destrozos en el mobiliario público. “Al menos, si no se pueden evitar completamente los actos violentos, intentaremos minimizar los daños que puedan hacer los radicales”, señala otra de las fuentes consultadas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.