ARCHIVADO EN:

¿Nueva polémica policial? Los Mossos d’Esquadra han utilizado este jueves su arma reglamentaria para neutralizar el presunto ataque de un perro que “ha reaccionado de forma agresiva”. El disparo, que ha resultado mortal, se ha producido en el marco de un registro antidroga en una casa aislada de Argentona donde había plantaciones de marihuana.

Antes de ese momento, los agentes han encontrado tres otros canes a los que han podido disuadir con un dispositivo conductor de energía y la lanzadora de proyectiles de foam para evitar el ataque. Estos tres, también de la misma raza considerada potencialmente peligrosa, se encuentran en buen estado y no han sufrido lesiones graves.

EL ARMA PARA PROTEGERSE

“Ante la imposibilidad de neutralizar la agresión del animal con otra herramienta menos lesiva, al mosso no le ha quedado otra opción que utilizar el arma de fuego reglamentaria para evitar resultar herido tanto él como el resto de los agentes integrantes del equipo”, han indicado a través de un comunicado.

Los propietarios de los perros han sido detenidos como presuntos autores de un delito contra la salud pública y otras personas que vivían en el mismo inmueble y no eran objeto de la investigación policial se han hecho cargo de ellos.

CINCO PERSONAS DETENIDAS

La operación se ha zanjado con el desmantelamiento de una asociación de cannabis en Barcelona y cuatro plantaciones de marihuana: dos en Argentona –donde se ha producido la muerte del perro– y otras dos en Sitges. Además, han logrado desarticular un grupo criminal dedicado al tráfico de drogas que distribuía sustancias estupefacientes a través de la asociación. En total, se han detenido a cinco personas, entre ellas los máximos responsables del grupo, una pareja de nacionalidad holandesa.

SENSIBILIDAD ANIMAL

Cabe recordar que hace menos de un año Barcelona también fue testigo de una actuación policial controvertida. El 18 de diciembre de 2018 un agente de la Guardia Urbana hizo uso de su arma de fuego para defenderse de Sota, la perra de un joven sintecho a quien la autoridad le pidió la identificación. La muerte de la perra provocó una oleada de indignación que se tradujo en protestas y movilizaciones que se saldaron con varios incidentes en la ciudad.