Los Mossos d’Esquadra han intensificado el patrullaje en los entornos de los establecimientos considerados de primera necesidad y que, por lo tanto, mantiene sus aperturas y cierres durante estos días. Comercios como farmacias o tiendas de alimentación, que han adaptado sus horarios para cubrir las necesidades de los clientes, son las más vulnerables ante robos porque hay menos personas por la calle.

Que sólo estén abiertos estos establecimientos esenciales sumado a una menor afluencia de gente por la calle puede provocar un repunte de hurtos, además de incrementar la sensación de inseguridad de los trabajadores.

PREOCUPACIONES DE LA CIUDADANÍA

Más allá del patrullaje, los Mossos también incrementaran los contactos de proximidad y mantendrán los canales de comunicación abiertos para atender las preocupaciones tanto de propietarios y trabajadores como de todo el resto de gente. En este sentido, la policía también dará consejos de seguridad para evitar ser víctimas de robos y reducir su percepción de inseguridad.

DENUNCIAS DE LOS CIUDADANOS

El intendente de los Mossos d'Esquadra Josep Antoni Saumell ha reclamado a los ciudadanos que denuncien a quienes vean bebiendo en la calle o teniendo comportamientos que manifiestamente no están permitidos por el confinamiento establecido por el estado de alarma.

"Yo mismo llamé el otro día a una comisaría cuando llegaba a casa y denuncié a una pareja que estaba en un banco tomando una coca-cola", ha explicado Saumell, que ha añadido que lo hizo "como un ciudadano corriente, sin decir quién era, y al cabo de 5 minutos apareció un coche patrulla de los Mossos d'Esquadra. No sé qué ocurrió porque no me quedé a verlo, pero eso es lo que debe hacer la gente si detecta a algún irresponsable por la calle”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.