ARCHIVADO EN:

Los Mossos d'Esquadra han cargado esta mañana contra un grupo de manifestantes que protestaban ante la desocupación del bloque Gayarre, situado en el número 42 de la calle que contiene este mismo nombre, en Sants. Agentes de la BRIMO han protegido el perímetro del edificio, para evitar así que los concentrados accedieran a él con el objetivo de evitar la desocupación en la que estaban participando miembros de la empresa Desokupa junto a la policía catalana. 

ENFRENTAMIENTO

Desde el Grup d'Habitatge de Sants, se ha hecho un llamamiento de alerta ante el desalojo que se estaba llevando a cabo. La policía autonómica, por su parte, ha organizado un dispositivo para evitar que los activistas accedieran al bloque y evitarán la desocupación que se está llevando a cabo con el trabajo de Mossos y miembros de la compañía especializada en el desalojo de viviendas.

La situación de tensión vivida en la calle Gayarre ha desembocado en cargas policiales para evitar la entrada masiva de okupas al edificio, que se han saldado con algunos heridos leves.

EL INMUEBLE EQUIVOCADO

Como informó Crónica Global, este edificio se encontraba pendiente de desalojo, después de meses de negociaciones entre okupas y la propiedad. Miembros del Grup d'Habitatge de Sants okuparon el bloque el pasado mes de febrero, asegurando que el inmueble pertenecía al fondo de inversión MK Premium.

Por contra, las viviendas son propiedad de un particular. Pese a conocer esta situación, los okupas permanecieron en el edificio hasta el día de hoy. El propietario de la edificación, por su parte, aseguró que un concejal de Sants-Montjuïc miembro de Barcelona en Comú permitió la ocupación, lejos de tratar de evitarla.