ARCHIVADO EN:

La montaña se ha convertido en una válvula de escape para una ciudadanía que soporta ya más de un año de limitaciones en la movilidad y en su vida social. La pandemia y el aislamiento total de los primeros meses del estado de alarma revelaron a muchos las ventajas de la vida y el deporte al aire libre. Una actividad alejada del frenesí hiperactivo y las nubes de contaminación que generan nuestras urbes. En verano, los alojamientos turísticos en el campo experimentaron un auténtico boom. Durante este tiempo, el aumento de excursionistas en las montañas catalanas ha representado, también, un incremento de accidentes y, en consecuencia, de rescates.

En 2020, los Bomberos de la Generalitat participaron en 1.009 rescates en toda la comunidad, un 14% más que los 869 servicios de 2019. Francesc Sanahuja, miembro del área de Seguridad de la Federació d'Entitats Excursionistes de Catalunya (FEEC) subraya la importancia del dato, más aún cuando durante tres meses se prohibió a los ciudadanos salir de casa. "Hemos visto un aumento de rescates por gente que se pierde y accidentes por parte de la ciudadanía en general. Por otro lado, han disminuido los partes de accidentes entre los excursionistas federados", comenta el alpinista.

EL 50% DE LOS EXCURSIONISTAS, DE BARCELONA

Cataluña cuenta con medio millón de personas que practican deportes en la naturaleza habitualmente, según los cálculos de la FEEC. Los excursionistas de Barcelona y las localidades del área metropolitana representan más del 50% del total. Para Jose Lloret y Eduard Cayón, presidentes de dos de los clubes excursionistas más longevos de España, la falta de preparación y un exceso de confianza explican el aumento de los accidentes. Esta Semana Santa, el GRAE (Grupo de Actuaciones Especiales) efectuó más de un centenar de rescates en montaña.

En la sede del Club Excursionista de Gràcia, Lloret es testigo de la repercusión que tiene el excursionismo entre los más jóvenes. Entre los 1.038 socios actuales, el segmento de población de entre 18 y 25 años se ha duplicado pasando de un 8,63% a un 19%. Las bajas de asociados más veteranos debido a la crisis económica de la pandemia se han visto compensadas por el aumento de estos socios jóvenes, que ha representado una subida en el total de socios.

EXCESO DE CONFIANZA

En su entidad, apenas registran accidentes, solo "lesiones leves", apunta el responsable de una entidad que este año cumple un siglo de existencia. "Antes, la tradición de los clubes invitaba a los nuevos aficionados a que buscaran un referente para seguir unas pautas. Hoy, con la facilidad del acceso a la información se genera una falsa confianza y no se toma consciencia que estamos en un medio hostil", observa el veterano escalador. Llorep recuerda que a una altura considerable, un cambio de tiempo sin el equipo necesario, puede complicar seriamente un día de excursión.

Tres efectivos del GRAE de Bomberos de la Generalitat / BOMBERS
Tres efectivos del GRAE de Bomberos de la Generalitat / BOMBERS

Desde la FEEC, que agrupa a 40.000 personas, Sanahuja trabaja en la elaboración de un observatorio para analizar los accidentes en montaña, una idea que empezó a tomar forma hace tres años. Ahora, la buena recepción de todos los actores implicados en los rescates (Bomberos, Mossos d'Esquadra, Agentes Rurales, Servicios de Emergencias Médicas, Cruz Roja y el 112, entre otros, dará paso a una gran base de datos que permitirán analizar los siniestros y trazar un perfil del accidentado.

MÁS MONTAÑA QUE PLAYA

"El objetivo es generar campañas para mejorar el uso del medio natural, por ejemplo, explicando cómo usar los materiales, qué hacer en caso de accidente, etc. Queremos saber de qué lugares vienen las personas accidentadas, qué conocimiento tienen, formación técnica, qué material usan...", explica Sanahuja. El alpinista, una de las voces con más experiencia del mundo excursionista catalán, explica que la pandemia está provocando un cambio de tendencia entre el gusto por la playa y la montaña de los catalanes. "En Francia un 60% del turismo es de montaña y el 40% restante de playa. Aquí es al revés, pero ahora eso se está revolucionando, la gente quiere ir a la naturaleza.

En el Centre Excursionista de Catalunya, fundado en 1871, también perciben un aumento de interés en la población más joven. La media de edad de los 500 nuevos socios que la entidad ha acogido en el último año y medio es de 30 años. En su caso, la cifra de 4.000 socios apenas ha variado, principalmente, gracias a las recientes incorporaciones de aficionados juveniles. "Los pocos cursos formativos que hemos podido hacer estos meses estuvieron a petar de gente", describe Cayón, su presidente.

FUTURO

De cara al futuro, estos tres montañeros pronostican una consolidación del aumento de la actividad en la natura. "Si la situación se normaliza, durante la temporada siguiente registraremos un aumento muy significativo de socios, ya que recuperaremos las bajas temporales a causa de la pandemia y que esperan mejores momentos"; señala Lloret del Club Excursionista de Gràcia.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.