El Mobile World Congress (MWC) se reafirma y se queda en Barcelona. Ante la amenaza de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de querer robar el Mobile y traerlo a la capital española, la organizadora del congreso ha manifestado este jueves su voluntad de quedarse en la ciudad condal. 

Las declaraciones de la presidenta popular han irritado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha acusado a Ayuso de confrontar a las dos ciudades y de no saber como funciona el Mobile. "Lo que menos le gusta es que haya peleas entre administraciones ha dicho".

Según avanza Crónica Global, GMSA, la empresa organizadora, no tiene planeado cambiar la ubicación del Mobile que se organiza en Barcelona desde 2006. "Tenemos un acuerdo con los socios de la ciudad que hacen de Barcelona la capital mundial del móvil y la ciudad anfitriona del Mobile World Congress hasta 2023", recuerdan desde la organización.

HORIZONTE: 2023

La compañía que organiza la feria de móviles prefiere evitar pronunciarse sobre las declaraciones de Ayuso y tampoco sobre la futura ubicación del Mobile a partir de 2023. Colau quiere que el congreso continúe celebrándose después de esa fecha y ha recordado la intención de ampliar las instalaciones de Fira Barcelona, unos planes que fueron percibidos "muy positivamente", dice la alcaldesa, por los organizadores del Mobile.

Ayuso ha metido el dedo en la llaga aludiendo al principal handicap de Barcelona durante la celebración del MWC: los problemas de movilidad durante el evento fruto de las constantes amenazas de huelga del transporte público y taxistas. Así, la líder de los populares, que dice haber mantenido contactos con los organizadores, ha remarcado que los que visiten la autonomía van a tener en ella "toda la libertad para moverse, para relacionarse y para emprender".