Cuatro de las ocho candidaturas a síndic/a de Barcelona se formalizaron en las últimas 24 horas antes de que acabara el plazo de presentación. Los aspirantes a defensor o defensora de los barceloneses tenían que ser presentados por, al menos, una de las agrupaciones inscritas en el Fichero General de Entidades Ciudadanas. Para ello, tuvieron dos meses, entre el 15 de enero y el 15 de marzo. Sin embargo, cuatro de los candidatos dieron el paso entre la tarde del domingo 14 de marzo y el lunes 15 de marzo.

Según ha podido saber Metrópoli Abierta de fuentes municipales, las personas que concretaron su candidatura las últimas horas fueron, por este orden, el líder vecinal Jordi Giró, la arquitecta Zaida Muxí, el educador social Rafel López y la historiadora Isabel Alonso, que fue la última en ser presentada. A Giró le presentó el domingo por la tarde la asociación de vecinos de la Barceloneta. En horas sucesivas, y hasta el lunes 15 de marzo incluido, se formalizaron las candidaturas de Muxí (a cargo de la entidad Col·lectiu Punt 6), López (Col·legi d'Educadors i Educadores Socials de Catalunya) y Alonso (Associació pel Dret a Morir Dignament).

En el caso de Giró, comenta él mismo, estuvo bastante tiempo pensándose si se presentaba y no se decidió casi hasta el final. Fuentes del Col·legi d'Educadors i Educadores Socials de Catalunya informan que se presentó a López tras un proceso interno muy largo, que culminó pocos días antes del cierre de las candidaturas. La Associació pel Dret a Morir Dignament explica que fue una enfermera la que dijo que Alonso -actual vicepresidenta de la entidad- podía ser una buena síndica. "Se decidió tarde y la presentación se hizo cuando se pudo. No fue premeditado". Y desde el Col·lectiu Punt 6, que presentó a Muxí, detallan que se podía haber hecho una o dos semanas antes. "No hay ninguna razón especial. Lo pensamos y se hizo tarde, en función de la fecha límite", que era el 15 de marzo.

51 ENTIDADES AVALAN A RAMON NICOLAU

Según datos del propio Ayuntamiento, la persona de la que se formalizó la candidatura en primer lugar fue de Ramon Nicolau, que fue concejal del PSC con Jordi Hereu de alcalde, y lleva meses preparándose. A diferencia de las cuatro anteriores candidaturas, que fueron presentadas por una única entidad, la de Nicolau fue refrendada por 51 asociaciones, entidades o colectivos, entre ellas Arrels Fundació, Coreixample, Dincat Federació, ECAS, Federació d'Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB), Fundació Pere Tarrés, Tot Raval y la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC).

Tras Nicolau, el siguiente candidato en presentarse fue David Bondia. Doctor en derecho y profesor de la Universitat de Barcelona, Bondia es la segunda vez que aspira a ser síndic de Barcelona. La anterior vez, en 2016, la elegida fue Maria Assumpció Vilà, que ocupa el cargo en la actualidad. A Bondia le respaldan 46 entidades, entre ellas el Observatori Desc, el Observatori contra la Homofobia, SOS Racisme,  Associació Iridia, Associació Catalana d'Enginyers Sense Fronteres, Fundació Olof Palme y PIMEC (Petita i Mitjana Empresa de Catalunya).  

Cartel de la sede de la síndica de greuges de Barcelona / SINDICABCN
Cartel de la sede de la Síndica de Greuges de Barcelona / SINDICABCN

Los dos candidatos restantes son el abogado Ricardo de la Rosa y la exportavoz del sindicato USTEC del ámbito de la educación Rosa Cañadell. A De la Rosa lo han presentado nueve entidades, entre ellas el Consell d'Associacions de Barcelona, la Associació de Gais Positius, Stop Sida y la Fundació Privada Enllaç. Cañadell, por su parte, ha contado con el apoyo del sindicato al que ha estado vinculada.

Fuentes municipales conocedoras del proceso explican que cada candidato o candidata ha optado por caminos distintos. Algunos, como Nicolau y Bondia, llevaban meses preparándose y han presentado decenas de entidades que les apoyan. Las fuentes consultadas creen que detrás del hecho de que la mitad de los aspirantes haya esperado a última hora para formalizar su candidatura puede obedecer, en algunos casos, a algún tipo de estrategia, como querer saber con quién se competiría.   

UN MES DE VOTACIONES NO VINCULANTES

Tras la presentación de las candidaturas, el proceso de elección entra ahora en una nueva fase. A partir del 19 de abril y durante un mes, el Ayuntamiento abrirá un periodo de votaciones a través de la plataforma Decidim Barcelona para que los ciudadanos muestren su predilección. Sin embargo, esta votación, como ya sucedió hace cinco años en la reelección de Vilà, no es vinculante y la decisión final la tendrá el Consejo Plenario del Ayuntamiento de Barcelona. A diferencia de 2016, en que se podían seguir los apoyos que sumaba cada uno, los votos que tendrá cada candidato no se conocerán hasta después de las votaciones.

La alcaldesa Ada Colau, que inició el proceso de renovación de la síndica el pasado enero, propondrá uno de los nombres al resto de los grupos municipales. El nuevo síndic o síndica necesitará contar con el apoyo de dos terceras partes del pleno, esto es 27/28 concejales de los 41 totales. Se espera que el nuevo defensor de los barceloneses salga elegido a finales de julio. 

La función del síndic o síndica de Barcelona es la defensa de las libertades públicas y los derechos fundamentales de la ciudadanía de la capital catalana, y la institución que encabeza esta figura es la encargada de supervisar las actuaciones del Ayuntamiento. Aunque el órgano depende económicamente del consistorio, el defensor/a no recibe órdenes de ningún gobierno ni del alcalde o alcaldesa.

MÁS DE 80.000 EUROS DE SUELDO

El cargo de síndic o síndica de Barcelona es por cinco años con la posibilidad de renovar por otros cinco. El sueldo de la persona que está al frente de la Sindicatura de Greuges de Barcelona es actualmente de 81.972 euros brutos anuales. La actual síndica, Maria Assumpció Vilà, lleva en el cargo desde 2010. Con anterioridad, la defensora de la ciudadanía de Barcelona también fue una mujer, Pilar Malla, entre los años 2005 y 2010.

En distintas ocasiones, la actual síndica se ha pronunciado en la necesidad de no politizar la oficina del defensor de los barceloneses. "Hace falta una independencia política total", ha dicho en innumerables ocasiones. Así, por ejemplo, ha sucedido con el Síndic de Greuges de Catalunya, un cargo que desde 2004 ocupa Rafael Ribó, exsecretario general del PSUC y expresidente de ICV. Los candidatos aspirantes a síndic/a de Barcelona con el perfil político más marcado son Nicolau (PSC) y Cañadell (Esquerra Unida y En Comú Podem).

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.