Interior del Mercado de Sant Ildefons / RP
Interior del Mercado de Sant Ildefons / RP

Miedo por el futuro del Mercado de Sant Ildefons: "Nos vemos todos en la calle"

Los paradistas se enfrentan a un futuro incierto ante el final de las concesiones

Periodista
Actualizado: 26/05/2021 19:25 h.

El barrio de Sant Ildefons, en Cornellà de Llobregat, ha sido un símbolo de la lucha obrera llevada a cabo en el municipio y la comarca del Baix Llobregat durante las décadas de los 60 y los 70. La edificación del mismo durante aquellos años estableció los característicos bloques de 17 plantas que caracterizan al barrio, así como una instalación que se ha convertido en todo un icono.

El Mercado de Sant Ildefons es una referencia en productos frescos y de proximidad. En sus paradas compran vecinos del barrio, pero también lo hacen aquellos que vienen de otras zonas del municipio o, incluso, de localidades cercanas.

Inaugurado en 1970, el equipamiento se enfrenta al momento más incierto en su medio siglo de vida. La concesión de sus paradas finaliza el próximo 31 de diciembre, y la incertidumbre se ha instalado entre los paradistas y sus trabajadores. Previsiblemente, y si el Ayuntamiento no mueve ficha, se llevará a cabo un concurso público al que cualquiera podrá presentarse, lo que podría significar el fin de muchos establecimientos de la instalación.

'NOS VEMOS EN LA CALLE'

Las dependientas de la parada de moda Toca Toca comentan el incierto futuro al que se enfrentan. Estas trabajadoras temen a que llegue el final de la actual concesión, ya que nadie les garantiza que el negocio se lleve la adjudicación en un futuro concurso. "Aquí trabajamos dos familias. Nos vemos todos en la calle después de 15 años aquí", lamentan.

Acceso principal al mercado / RP
Acceso principal al mercado / RP

Estas empleadas explican que "de primeras las adjudicaciones se iban a hacer al mejor postor", pero que ahora se está "luchando para que el concurso dé puntos para la gente que es de Cornellà" o para aquellos que han regentado "el negocio durante unos años".

En este sentido, remarcan su "miedo" a que el local "caiga a manos de un fondo buitre o una multinacional que ponga el dinero", teniendo en cuenta que el mercado también necesita una "reforma" y que el Ayuntamiento ya ofreció "la venta" de los locales a los paradistas.

'NINGUNA FACILIDAD'

José regenta Coloniales Mercedes desde hace nueve años. El paradista, indignado, explica que el consistorio ha querido "privatizar el mercado" ante el fin de las concesiones y la necesidad de trabajos de reforma, y destaca la falta de "buena voluntad por parte del Ayuntamiento" en este proceso.

El gerente de este negocio explica que el gobierno municipal hizo una estimación según la cual la obra del mercado ascendía a unos cuatro millones de euros, un coste que se incrementaba notablemente en el estudio realizado de forma privada por la asociación del equipamiento.

Paradas en el mercado / RP
Paradas en el mercado / RP

Ante la posibilidad de un concurso público en el que prime la oferta económica presentada, José insiste en que los paradistas temen "que un supermercado compre paradas", y lamenta que aquellos que disponen actualmente de un negocio no cuenten con "ninguna facilidad".

'INVIABLE'

Carmen no tiene claro qué futuro laboral tendría si la parada donde trabaja se viera forzada a bajar la persiana. "¿Dónde voy a trabajar con 56 años si hay que cerrar?", se pregunta esta dependienta.

Esta empleada indica que "todo lo que se propone desde el Ayuntamiento" para mantener el status quo "está destinado a que se diga que no porque es inviable económicamente".

Carmen cree que la posibilidad de que una cadena de supermercados se haga con locales del equipamiento podría significar un desplome de las ventas para muchos paradistas. "Matarían el mercado. Productos como la fruta, por ejemplo, se compraría envasada en el supermercado", lamenta.

Negocios exteriores del equipamiento / RP
Negocios exteriores del equipamiento / RP

'A LA ESPERA'

Yolanda, gerente de La Lleidatana y presidenta del mercado, se muestra prudente respecto al futuro del mismo. Argumenta que en estos momentos se encuentran "a la espera" para conocer qué pasará después del 31 de diciembre. "No sabemos nada, esperamos a ver cómo se resuelve el pliego técnico y ver qué pasará", afirma.

Esta paradista, cuya suegra "inauguró el mercado", recuerda que hay gente "que lleva aquí toda la vida y quiere mantener su parada".

Al cierre de esta edición, el Ayuntamiento de Cornellà no ha dado respuesta a las peticiones de este medio sobre las ofertas realizadas a los paradistas, la necesidad de reforma del mercado, ni la posibilidad de que quienes disponen actualmente de un negocio puedan obtener puntos adicionales por este motivo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.