Leo Messi ha echado el cierre definitivo al restaurante​ que tenía en la calle de Enric Granados, en el Eixample, y ha puesto el local en el mercado. El jugador del Barça tenía el establecimiento Bellavista del Jardín del Norte junto al Grupo Iglesias. Sin embargo, el escaso éxito del negocio ha llevado a la empresa a bajar la definitivamente la persiana a la mínima operativa que quedaba.  

Según fuentes del sector inmobiliario consultadas por Crónica Global, el medio que ha avanzado la información, Messi también ha decidido traspasar el negocio por un millón de euros y un porcentaje de la facturación mensual. Hasta ahora, nadie se ha mostrado dispuesto a pagar ese elevado precio.

PRÓXIMO NEGOCIO EN CASTELLDEFELS

El Bellavista cerró hace ocho meses tras dos años en funcionamiento con muy poco éxito. El elevado alquiler del local, la excesiva inversión inicial y la mala planificación parecen las causas del fracaso del primer negocio de Messi en el mundo de la restauración. Tras cerrar como restaurante, la intención del establecimiento era continuar como espacio de eventos y cátering, pero tampoco ha arrancado.

Pese a esta primera mala experiencia, la familia del astro argentino abrirá un bufé de 1.000 metros cuadrados y capacidad para 100 personas en la confluencia del paseo Marítim de Castelldefels con la calle 3. El espacio, que cuenta con licencia, se encuentra en obras. Se espera que los trabajos terminen a final de año.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.