Incorporar jardines verticales en los edificios es una buena fórmula para luchar contra la polución de las grandes ciudades. Las plantas son capaces de retener el dióxido de carbono y las partículas en suspensión del aire, lo que permite reducir los niveles de contaminación. 

La capital de Colombia, Bogotá, es en estos momentos la ciudad que tiene el jardín vertical más grande del mundo. Se encuentra en el edificio Santalaia y está compuesto por 115.000 plantas de diez especies y cinco familias diferentes. 

El proyecto es el resultado del esfuerzo de la empresa colombiana Groncol y la empresa española Paisajismo Urbano. Esta última, liderada por el biólogo y experto en botánica Ignacio Solano, fue la encargada de crear una estructura vertical formada por capas capaz de sostener las plantas y su sistema de riego. 

Captura de pantalla 2019 05 08 a las 20.17.03por
El jardín está compuesto por 115.000 plantas / PAISAJISMO URBANO

OCHO MESES DE PREPARACIÓN

Un total de 3.100 metros cuadrados componen el jardín vertical más grande del mundo. El jardín se empezó a realizar a finales del 2015. Los encargados de llevarlo a cabo tardaron ocho meses en diseñarlo y ocho meses más en ejecutarlo

El reto más difícil a la hora de construir el jardín vertical fue el de implantar el sistema de riego. Al final, se optó por crear más de 40 sectores de riego regulables que tienen en cuenta la humedad y la radiación solar para regar las plantas. Este sistema, además, está pensado para aprovechar al máximo los recursos hídricos. Por ejemplo, reutiliza las aguas grises del edificio y recaba el agua de lluvia. 

PLANTAS ENDÉMICAS 

El jardín de Santalaia está compuesto por plantas endémicas, es decir, plantas que solo se pueden encontrar de forma natural en un determinado lugar. Para escogerlas, el biólogo español Ignacio Solano se fue a las selvas del Chocó colombiano, para recoger muestras y después reproducirlas in vitro

En total, este jardín vertical es capaz de producir el oxígeno que necesitan más de 3.100 personas al año, así como filtrar más de 2.000 toneladas de gases nocivos