Las playas de Barcelona se han reducido en un 20 % desde 2014. Así lo ha confirmado este martes el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) durante la presentación de la temporada de baño 2019. Ahora cuentan con poco más de 2,4 millones de metros cuadrados.

En Barcelona, "tenemos algunas playas que están muy estrechas, como las de la Barceloneta, Mar Bella y la nova Mar Bella y esto es porque estamos sufriendo de manera continuada desde hace años una regresión de las playas generalizada", ha desvelado el jefe del servicio de playas de la AMB, Daniel Palacios.

TEMPORALES MARÍTIMOS Y LLUVIA

Según han comprobado, desde hace unos años, los temporales marítimos de invierno y la intensidad de los episodios de lluvia han aumentado. Como consecuencia, ha generado un impacto negativo en las playas debido a diferentes factores, como la falta de sedimentos o la rotura de la dinámica litoral.

Durante estas últimas semanas, se han encargado del acondicionamiento de las playas de los 12 municipios costeros del AMB para la temporada de baño. Han labrado y cribado la arena para limpiar, la han nivelado y redistribuido, y también han sustituido el mobiliario en mal estado. Los trabajos empezaron el pasado 22 de marzo en Castelldefels y finalizarán este miércoles en las playas de la ciudad de Barcelona, donde los servicios de limpieza del ayuntamiento colaboran con el AMB con un presupuesto de casi cuatro millones de euros.

En las nueve playas de la capital –que visitan cuatro millones de usuarios al año– están colocando 150 pasarelas de un nuevo modelo más adecuado al paso de sillas de ruedas, la ampliación de los espacios de estancia para personas con movilidad reducida y la mejora de los accesos a la playa de Sant Sebastià.