ARCHIVADO EN:

En España no es habitual ver muchos coches eléctricos, la insuficiente infraestructura de recarga, o la falta de incentivos a la compra son algunos de los motivos por los que los consideramos una alternativa lejana y futurista. Pero hay muchos países en los que este tipo de vehículos han llegado a un tercio total de las ventas. 

Noruega, un país con apenas cinco millones de habitantes, vendió nada menos que 46.143 coches eléctricos en 2018. Oslo, su capital, es una ciudad muy concienciada con el medio ambiente, por eso sus responsables toman medidas que lo protegen. A partir de 2023 todos los taxis de Oslo deberán ser eléctricos, los responsables de la capital han propuesto una infraestructura de carga inalámbrica para dar servicio a estos transportes

Taxi de Oslo con un nuevo sistema de recarga inalámbrico
Taxi de Oslo con un nuevo sistema de recarga inalámbrico 

UNA SOLUCIÓN RÁPIDA Y COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE

Con esta nueva propuesta, Oslo será la primera ciudad del mundo en contar con esta novedad, de esta manera la recarga de sus taxis será más rápida y eficiente. Anteriormente se enfrentaban al dilema de no encontrar un cargador disponible, perdían parte de su tiempo esperando a que las baterías acabasen de llenarse y se generaban colas larguísimas en los puestos de recarga. 

Marcas como BMW o Hyundai han puesto sus esfuerzos en la carga por inducción, pero esta es la primera vez que un ente público propone desarrollar algo así. Oslo contará con la ayuda de la empresa Momentum Dynamics, de origen estadounidense y con experiencia en el campo, y conseguirá ser la ciudad más eficiente en este tipo de consumo.