ARCHIVADO EN:

Entre un 20% y un 25% de los vehículos que circulan por el área metropolitana de Barcelona no tienen derecho a la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT), por lo que no podrán ser usados durante los episodios de alta contaminación. Así lo refleja un estudio elaborado por el RACC, el Ayuntamiento de Barcelona y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el primero que se hace sobre el terreno en 31 puntos de la metrópolis barcelonesa para analizar el parque circulante de vehículos y su impacto real en la calidad del aire de la conurbación, que supera los índices de polución permitidos por la UE.

Según el estudio, presentado este martes en el Colegio de Ingenieros, la antigüedad media de todos los vehículos en las vías rápidas es de 8,4 años, y de 7,9 años en el ámbito urbano, donde se reduce la antigüedad por la presencia de los taxis. El diesel aún es el combustible mayoritario, aunque en las nuevas adquisiciones de vehículos esta tendencia está cambiando a favor de la gasolina, mientras que los híbridos comienzan a tener importancia en el ámbito urbano y los vehículos eléctricos todavía son testimoniales.

SOBRE EL TERRENO

El estudio ha identificado 176.365 vehículos y ha medido las emisiones de más de 92.365 de ellos en 31 puntos distribuidos por el área metropolitana, dentro y fuera de las ciudades. En el ámbito urbano los vehículos más antiguos son los camiones y autobuses, con una antigüedad de 10,3 y 8,8 años respectivamente, seguidos de los turismos y furgonetas, con una antigüedad de 8,4 y 7,7 años, respectivamente. Por otro lado, los taxis y los vehículos de servicios sólo tienen antigüedades medias de 4,2 y 3,5 años, respectivamente.

Según los resultados del estudio y en comparación con uno similar que se hizo exclusivamente en el municipio de Barcelona en 2009, el parque circulante se ha envejecido casi 2 años debido a la crisis económica. En este sentido, en la ciudad de Barcelona se ha pasado de una antigüedad media de 5,66 años en 2009 a 7,5 años en 2017, y los camiones son la tipología de vehículo que más destaca con 3,3 años de aumento de la antigüedad.

LA PERIFERIA, MÁS AFECTADA

Las zonas con mayor proporción de vehículos más contaminantes (sin etiqueta) en circulación corresponden a la periferia de Barcelona, que es donde el parque es más envejecido, ya que es el centro de la ciudad donde también circulan mayor número de taxis, haciendo bajar esta proporción. Concretamente, en el ámbito urbano un 20% de los vehículos no tienen distintivo ambiental de la DGT (sin etiqueta), un 43,10% de los vehículos se asocian a la etiqueta B, de color amarillo, el 23,8% a la etiqueta C, de color verde, y un 4% a la etiqueta ECO (básicamente, híbridos a gasolina) y sólo un 0,3% con etiqueta 0 (Cero Emisiones).

En las vías rápidas el 24,5% de los vehículos no tienen distintivo ambiental de la DGT, un 4,5% más de vehículos sin etiqueta respecto al ámbito urbano. En este caso, hay un 1,2% de vehículos que circulan con etiqueta ECO y sólo un 0,1% de vehículos que circulan con la etiqueta Cero Emisiones. El estudio revela que los vehículos eléctricos todavía son testimoniales, pero que los híbridos comienzan a tener importancia en el ámbito urbano (3,3%), aunque el diesel aún es el combustible mayoritario, tanto en el ámbito en ámbito urbano (65%) como en las vías rápidas (72%).

El estudio ha revelado que un 55% de los vehículos circulantes por la ciudad de Barcelona no están censados en la ciudad, es decir, son vehículos externos, 3 puntos por encima de los que se cifraron en 2009. En el resto de ciudades metropolitanas analizadas, el 46% de los vehículos no estaban censados en el propio municipio. Según el estudio, los vehículos con distintivo ambiental de la DGT emiten entre un 32% y un 80% menos de NO2 y entre un 69% y un 94% menos de PM que un vehículo sin etiqueta.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.