ARCHIVADO EN:

Se convirtió en un símbolo, en una especie de referente en el imaginario colectivo de los barceloneses y del mundo entero. Copito de Nieve no solo fue –y sigue siendo– el único gorila albino del mundo, sino que fue un gran reclamo para el Zoo de Barcelona. Los niños ya no querían ir solo al Zoo para ver animales: querían ir para ver a Copito de Nieve. El 24 de noviembre de 2003 murió –con unos 39 años– a causa de un cáncer de piel que le había provocado complicaciones desde 1996 debido a su carácter albino.

Pero su herencia no fue poca. Tuvo 22 hijos, de los que sobreviven tres (un macho y dos hembras), once nietos (cuatro machos y siete hembras) y tres bisnietos (un macho y dos hembras), aunque ninguno de ellos fue albino.

PETICIONES PARA CLONAR AL GORILA

Tras su muerte hace ahora 15 años, han llegado millones de cartas pidiendo la clonación del gorila albino más entrañable. Se ha convertido, de hecho, en uno de los animales más solicitados para clonación. Y, de hecho, la petición no es utópica: sería posible, puesto que el zoo guarda varias muestras de ADN 3.

Copito de Nieve falleció el 24 de noviembre de 2003
Copito de Nieve falleció el 24 de noviembre de 2003

En el terreno cinematográfico también hizo sus pinitos aunque fuera de forma póstuma. En diciembre de 2011 se estrenó la película Copito de Nieve, basada en su historia. Está dirigida por Andrés G. Schaer y protagonizada por Pepe Ponce y Elsa Pataky, entre otros. Más adelante, en 2017, se estrenó el filme El planeta de los simios: La guerra, en el que aparece un gorila albino llamado Winter que se inspira en Copito. También sucede algo parecido en Rampage: Devastación, en el que parece un gorila albino gigante llamado George como King Kong.

FALTA RECONOCIMIENTO POLÍTICO

Sin embargo, su reconocimiento a nivel político ha sido menor. El alcalde de aquel entonces, Joan Clos, prometió una estatua del gorila y una calle o plaza con el nombre de Copito de Nieve. Pero las propuestas no siguieron adelante y no se registró la petición en el nomenclátor. De hecho, fuentes del Ayuntamiento apuntan a que el nombre de Copito de Nieve no está aprobado aún ni sale en la lista de denominaciones pendientes.

Tampoco se ejecutó el homenaje que propuso el gobierno de Xavier Trias unos años más adelante. Su intención era abrir un vial en el parque de la Ciudadela y bautizarlo con el nombre del primatólogo Jordi Sabater Pi, que descubrió el gorila albino, se lo compró a un cazador y lo trajo a la ciudad. Al final tampoco se llevó a cabo, pero los ciudadanos siempre recordaremos a Copito de Nieve y no dejaremos que caiga en el olvido.