El ayuntamiento de Barcelona acelera la creación de un protocolo de actuación para combatir la sequía. Un plan de actuación que se centra en los servicios y actividades relacionadas con el agua y que más consumo generan como los espacios verdes, las fuentes decorativas, la limpieza municipal, las instalaciones deportivas y la limpieza de los vehículos.

En cuanto al abastecimiento particular de los ciudadanos, se encarga el Àrea Metropolitana de Barcelona, órgano que actualmente diseña un plan de actuación para los domicilios. "De momento, la ciudadanía puede estar tranquila. Barcelona puede garantizar los servicios municipales con el 100% de agua freática", ha asegurado Eloi Badia, regidor de presidencia, Energía y Agua. 

Vehículo valdeador para la limpieza viaria, Barcelona / FCC
Vehículo municipal de aguas freáticas, que combate la sequía, para la limpieza urbana / FCC

Les acciones previstas en el protocolo municipal contra la sequía van desde la limitación del riego a la obligatoriedad de un tipo de agua, la freática.

El riego de los jardines privados, se limitará a dos días por semana con un riego inferior de 450 m3/ha/mes en situación de alerta. Solo en el caso de riegos necesarios para la supervivencia de  árboles y jardines catalogados  de históricos, se permitirá el riego con agua freática.

Entre las medidas de prevención, se prohibirá llenar las fuentes ornamentales con agua potable, a excepción de aquellas donde habitan seres acuáticos.

En cuanto a la limpieza urbana, sólo se permitirá usar agua procedente de Recursos Hidráulicos Alternativos (RHA) como los equipos con vehículo cisterna, que solo cargan este tipo de agua.

El lavado de los vehículos solo se podrá realizar en los establecimientos comerciales que cuenten con cisternas de recirculación. Un modo de higiene que excluye a los vehículos municipales, que se lavaran con agua de RHA.

El riego en las instalaciones deportivas, tanto públicas como privadas, se realizará con agua de RHA sin superar la dotación máxima de 450 m3/ha/mes entre las 20:00h y las 8:00h. Solo se permitirá rellenar piscinas con sistemas de recirculación del agua, de nueva construcción o de una capacidad inferior a 500 litros (usadas por centros educativos).

Lago del Parc Central de Nou Barris / AJUNTAMENT DE BCN
Estanques de aguas freáticas del Parc Central de Nou Barris / AJUNTAMENT DE BCN

Con todas las medidas de ahorro que prevé el Pla d’Actuació per Situació de Sequera de Barcelona en todos los escenarios mencionados, el ayuntamiento calcula que se reducirá el consumo habitual de este recurso natural por parte de todos los servicios del 3 %al 94%.

Actualmente, Barcelona tiene un consumo total de 162 l/hab/dia y el consumo doméstico representa el 66% del total anual de agua; el comercial, junto con el industrial, el 28% y los servicios públicos, el 6%.

Este protocolo se anexará al Pla de Protecció Civil Municipal de Barcelona para dar respuesta al requerimiento del Pla Especial d’Actuació en Situacions d’Alerta i Eventual Sequera (PES) que ha elaborado la Agència Catalana de l’Aigua (ACA), la cual ya ha anunciado que los municipios con una población igual o superior a los 20.000 habitantes tienen que elaborar un plan de emergencia para hacer frente a posibles situaciones de sequía.