Más de medio centenar de expertos internacionales se dan cita este lunes y martes en Barcelona para participar en el Climate Infrastructure Partnership, un foro en el que se debate la necesidad de creación de infraestructuras de carácter sostenible a nivel global.

Luigi Carafa, director de este foro que se celebra en el recinto del Hospital Sant Pau, ha afirmado que el objetivo a alcanzar el año 2035 es la duplicación de la logística actual, y que para ello “es necesario un cambio sistemático y real en la construcción de infraestructuras bajas en carbono, resilientes y sostenibles”.

CAMBIO CLIMÁTICO

Christiana Figueres, coordinadora de la Misión 2020 y ex Secretaria Ejecutiva de Cambio Climático de las Naciones Unidas, ha señalado la necesidad de crear infraestructuras capaces de resistir “a los desastres naturales provocados principalmente por el cambio climático”.

El cumplimiento del pacto de París también ha sido un punto a destacar en la cumbre que se celebra esta semana en la capital catalana. En palabras de Figueres, implementar las medidas pactadas en este acuerdo es básico “para mantener las condiciones óptimas para que podamos seguir viviendo en este planeta”.

EFECTOS EN BARCELONA

Este foro internacional ha llegado a Barcelona tras la finalización de un episodio de alta contaminación en la capital catalana. Mientras se destaca la importancia de cumplir con los estándares marcados por el pacto de París, el consistorio barcelonés no detiene las obras que generan un gran volumen de partículas con el protocolo anticontaminación aprobado, favoreciendo así un incremento en los niveles de polución, hecho que tiene una afección directa sobre la salud de los barceloneses.

El cambio climático puede ocasionar graves problemas en la ciudad. Entre los más destacados, está el aumento de la temperatura media, que podría llegar a ser de 3ºC, la disminución de las reservas de agua, el incremento de las inundaciones y un retroceso de las playas de la capital catalana.