El gobierno de Colau, a través de la Agencia de Energía de Barcelona, y mediante el Instituto Municipal de Vivienda de Barcelona (Imhab), tiene previsto aprobar la construcción de unas promociones de vivienda protegida, que por primera vez utilizarán la energía fotovoltaica para abastecer el consumo compartido. 

En un comunicado, el Ayuntamiento ha explicado las diversas tipologías de promociones de viviendas que se llevarán a cabo. Las dos primeras pretenden tener un modo de autoconsumo y un multicontador. En la tercera se ha estudiado la posibilidad de una instalación fotovoltaica conectada a un contador único. Este tipo de sistemas que propone el equipo de gobierno de la ciudad, permiten maximizar el aprovechamiento de la energía generada, optimizando su funcionamiento.

Estas actuaciones se llevarán a cabo en un edificio situado en la calle Lluís Borrassà, en el distrito de Sant Martí. En este también se destinará el espacio de la planta baja para implantar un equipamiento deportivo municipal. Los pisos del edificio serán exclusivamente destinados a viviendas de alquiler protegido. La otra instalación fotovoltaica se realizará en un edificio de la avenida de l'Escolapi Càncer, en Torre Baró.

La energía renovable y local es uno de los puntos por los que está apostando el Ayuntamiento de Barcelona. En 2016 se aprobó la medida de gobierno de 'Transición hacia la soberanía energética', que daba soporte a la eficiencia energética y a la generación de esta a partir del aprovechamiento de recursos renovables y locales. Ahora, a las puertas de las elecciones municipales, Ada Colau ha decidido llevar a cabo el proyecto que podría mejorar el consumo energético de la ciudad y reducir la contaminación.