Miles de restauradores han protestado este mediodía en la plaza Sant Jaume de Barcelona por el cierre de bares y restaurantes durante 15 días anunciado por el Govern. Armados con ollas que han hecho sonar, y más de uno vestido de cocinero, han gritado proclamas como "no al cierre" o "quiero trabajar".

Muchos de los concentrados han exhibido carteles con mensajes como La hostelería no es el problema, Estáis cavando nuestra tumba o Ayudas al cierre o esto acabará mal. Después, los manifestantes se han dirigido hacia Via Laietana, donde han cortado el tráfico.

INDIGNACIÓN DEL SECTOR

El Director del Gremi de Restauració de Barcelona, Roger Pallarols, ha indicado que lo que se está viviendo hoy es "la muestra de la indignación del sector" por la "desproporcionada, errónea, injusta y criminalizadora decisión de la Generalitat hacia el sector de la restauración". 

En ese sentido, el presidente del gremio ha señalado que con su respuesta a la crisis, la Generalitat envía "9.000 empresas de restauración al cierre de ingresos, pero manteniendo los gastos”. También ha añadido que manda “80.000 trabajadores a un ERTO, a la espera de que la seguridad social les pague a tiempo, cuando todos sabemos las dificultades que ha habido recientemente para pagarlos”. Por todo ello, sentencia que “la Generalitat se ha equivocado y debe rectificar de forma inmediata”. 

Así lo cree también la dueña del pequeño restaurante de Gràcia La Perillosa, Maria José Sánhez. “Me manifiesto por el cierre y las pocas ayudas que proponen. En mi caso, si el cierre se alarga más de 15 días no podré aguantar”, apunta. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.