ARCHIVADO EN:

Artur Mas ha dimitido este martes como presidente de PDeCAT. La renuncia del exPresident de la Generalitat se produce una semana antes de que se conozca la sentencia del cas Palau, que puede condenar a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) por, presuntamente, haberse financiado irregularmente a través de las arcas del Palau. Mas ha desvinculado su salida del citado caso. "No tiene nada que ver".

El exPresident ha añadido que "CDC ya pagó el precio más alto que nunca ha pagado nadie y que existe, que es desaparecer. Hay muchos partidos que tienen problemas vinculados con la corrupción, pero ¿qué partido ha desaparecido? Ninguno. CDC, sí, y lo decidió la propia gente de CDC", ha destacado. 

Según Mas, el cas Palau es anterior a su liderazgo en CDC, y ha recordado que no se le ha citado ni como investigado ni como testigo durante el juicio porque no está implicado. "No hay ni la más mínima prueba; si no, me hubieran llamado. Mi responsabilidad no era llevar las finanzas, sino confiar en determinadas personas que en algunos momentos las llevaron", ha añadido.

NO INTERFERIR AL PDeCAT

Mas ha detallado que dimite por motivos políticos. No quiere interferir en la "expansión" del PDeCAT y por motivos judiciales no relacionados con el cas Palau. Tras ser condenado por la consulta del 9-N, ahora está en el punto de mira del juez Pablo Llarena tras un informe de la Guardia Civil que lo sitúa en el epicentro de la hoja de ruta del independentismo.

La salida de Mas también se produce dos años exactos después de que renunciara a ser investido President de la Generalitat en favor de Carles Puigdemont, por exigencias de la CUP para apoyar el gobierno de Junts pel Sí. La dimisión de Mas ha coincidido en el tiempo con el adiós del exconseller de Justicia Carles Mundó, que ha renunciado a su acta de diputado y volverá a ejercer como abogado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.