El mantenimiento del Port Olímpic de Barcelona costará algo más de 100.000 euros al año. Desde la pasada primavera, el Ayuntamiento de Barcelona ha asumido la gestión de esta zona de la ciudad para los próximos 30 años. El objetivo es convertir el puerto en un espacio de uso ciudadano, con zonas de paseo y descanso, equipamientos vinculados a los deportes marítimos y con un frente marítimo integrado en la trama urbana.

La gestión del Port Olímpic la ha asumido la empresa Barcelona de Serveis Municipals (B:SM), de capital totalmente público. Este mes de julio, la empresa ha adjudicado por un año los servicios de mantenimiento del Port Olímpic por 105.242,87 € con IVA a Gestión Integral de Instalaciones, que deberá acometer el mantenimiento correctivo y preventivo de la zona, las mejoras de las instalaciones y el servicio de asistencia técnica y consultoría. El contrato obliga a la adjudicataria a tener un servicio de guardia las 24 horas del día todo el año.

DE LAS INSTALACIONES ELÉCTRICAS A LA MAQUINARÍA DEL PUERTO

A grandes rasgos, Gestión Integral de Instalaciones se ocupará del cuidado de las instalaciones eléctricas (cuadros eléctricos, alumbrado y cableado y sistemas de alimentación), los equipos de aire acondicionado y ventilación, agua (agua caliente, control de la legionela y de trabajos de fontanería en general). La empresa adjudicataria también deberá mantener al día el alcantarillado, los equipos antiincendios, la maquinaria y las grúas del puerto y las construcciones del Port Olímpic.

El gobierno de Ada Colau está pendiente de recuperar 27 de los 31 locales de ocio nocturno del Port Olímpic a los que, según el consistorio, se les ha acabado la licencia. Por ahora, solo dos establecimientos han devuelto las llaves, otros dos han manifestado su voluntad de hacerlo, mientras que en otros 27 casos los servicios técnicos y jurídicos municipales están respondiendo a las alegaciones presentadas por los titulares de estos negocios, informó el ejecutivo local en la comisión de seguimiento del Port Olímpic a finales de julio. La licencia de estos locales acababa el 30 de abril, pero a causa de la crisis sanitaria, el permiso se alargó hasta finales de mayo.

RECUPERACIÓN DE LOS NEGOCIOS, AHORA EN OTOÑO

El Ayuntamiento dijo que las llaves se tenían que haber devuelto el 2 de junio, pero no fue así, y las discotecas reabrieron ante las quejas de los vecinos de la Vila Olímpica. En la comisión de Urbanismo de junio, la teniente de alcaldía, Janet Sanz, reconoció "problemas jurídicos", por el estado de alarma, en la incoación de las finalizaciones de las concesiones, lo que permitió que estos locales hayan encontrado el amparo legal para seguir operando. Ahora, la fecha que baraja el consistorio para recuperar estos espacios es otoño, medio año más tarde lo previsto inicialmente.

La transformación del Port Olímpic debería estar listas en 2023. Una de las primeras  obras que se llevarán a cabo será la reforma del dique de Recer, donde se tienen que ejecutar mejoras para garantizar la seguridad y la correcta funcionalidad del puerto. Posteriormente, está previsto una nueva urbanización del espacio y una rehabilitación de los locales del dique. Tras estos trabajos la zona será totalmente accesible, con una plataforma única a nivel de la cota del puerto.

ECONOMÍA AZUL

La transformación del Port Olímpic también comportará la ampliación y refuerzo del dique de la Escuela de Vela, así como la rehabilitación del Centro Municipal de Vela para hacer más actividades vinculadas a los deportes náuticos y con un gran sala polivalente con vistas al mar. Las obras, además, conectarán la avenida del Litoral con la cota inferior del muelle de Mestral, donde ahora se encuentran los negocios de ocio nocturno. En este muelle, la intención municipal es ubicar allí locales de economía azul y habilitar un paseo que pacifique la zona.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.