El concierto de los barceloneses Love of Lesbian ha arrancado a las 19:30 horas de este sábado en el Palau Sant Jordi con un aforo de 5.000 personas, que se han realizado previamente un test de antígenos rápido (TAR) para poder entrar. Ha empezado con 30 minutos de retraso debido a los controles de acceso, que se han ralentizado porque cada asistente debía ir acreditado y mostrar el resultado negativo de la prueba.

Unos test de detección del coronavirus que se han hecho durante la mañana de este sábado en las salas Apolo, Razzmatazz y Luz de Gas. Después de las pruebas a todos los asistentes, fuentes de la organización han confirmado que tan solo seis personas con entrada no han podido acudir al recinto tras haber dado positivo en covid-19.

El dispositivo sanitario en el Sant Jordi no tiene precedentes. Medidas para celebrar, con el mínimo riesgo posible, el primer concierto multitudinario que se hace en toda Europa después del confinamiento y sin necesidad de mantener distancias de seguridad. A los asistentes se les ha tomado la temperatura antes de entrar en el Palau y se les ha entregado una mascarilla FFP2. Además hay gel hidroalcohólico a disposición de todos, y los accesos al bar y a los lavabos están diferenciados por grupos.

Santi Balmes, cantante de Love of Lesbian / EUROPA PRESS
Santi Balmes, cantante de Love of Lesbian / EUROPA PRESS

JANET SANZ Y DOS CONSELLERS HAN ACUDIDO

Al acto han asistido la teniente de alcaldía Janet Sanz; los consellers de Cultura y Territori i Sostenibilitat, Àngels Ponsa y Damià Calvet; y el secretario de Salut de la Generalitat, Marc Ramentol. Todos ellos han coincidido en la necesidad de avanzar hacia la normalidad "respetando las máximas garantías jurídicas" y con el máximo rigor y seguridad sanitaria ante el covid-19.

Ramentol ha defendido que la ciudadanía tiene muchas ganas de recuperar estos espacios y eventos culturales tras "un año de medidas restrictivas y que limitan de la vida social", algo que asegura tiene un impacto negativo particularmente en el colectivo de gente joven.

Esta prueba piloto experimental está impulsada por la plataforma Festival por la Cultura Segura y basada en el ensayo clínico pionero de la Sala Apolo organizado por el Primavera Sound y la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas realizado el pasado 12 de diciembre.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.