Un perro, al que afectará la Ley de Protección y Derechos de los Animales, junto a su dueño / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Un perro, al que afectará la Ley de Protección y Derechos de los Animales, junto a su dueño / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Ley de Protección y Derechos de los Animales: ¿cómo se aplicará en Barcelona?

La capital catalana es una de las ciudades con una de las normativas de bienestar para las mascotas más avanzadas del Estado

Periodista

Las mascotas de toda España estarán amparadas, antes de 2023, por una nueva legislación que pretende acabar con algunas prácticas controvertidas hasta ahora permitidas. Con la nueva Ley de Protección y Derechos de los Animales de IIone Belarra, ministra de Derechos y Agenda 2030, estará prohibido sacrificar animales si no es por causa justificada, no podrán ser usados en circos y tampoco estará autorizado venderlos en tiendas. Una norma dirigida especialmente a la defensa de los animales de compañía y que contiene algunos aspectos que la Ordenanza municipal ya recoge desde hace años en Barcelona.

Y es que la normativa en la capital catalana es de las más avanzadas del Estado en materia de bienestar animal. Aprobada en 2014, ya censura su uso en espectáculos y obliga a los dueños a disponer de un espacio adecuado para sus mascotas. En el caso concreto de los perros, el ordenamiento barcelonés contempla también que se facilite su salida diaria al exterior y que se haga al menos dos veces al día. Un aspecto que el anteproyecto de la nueva Ley de Protección y Derechos de los Animales deja en una prohibición de mantener a un perro sin supervisión en un plazo superior a 24 horas, y que en el caso del resto de animales de compañía se alarga a tres días consecutivos.

Una colonia de gatos en una imagen del consistorio / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Una colonia de gatos en una imagen del consistorio / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

La obligatoriedad de realizar un curso de formación para tener un perro, el DNI obligatorio para las mascotas, la prohibición de tener más de cinco animales en casa y registrarse como núcleo zoológico en caso de tener seis o más, permitir la cría únicamente a profesionales e impedir el tiro al pichón y las peleas de gallos son otros de los aspectos de la nueva Ley, que deja fuera la tauromaquia (aunque Cataluña ya abolió las corridas de toros en 2010, seis años después de que Barcelona se declarase "ciudad antitaurina"). Llegará al Consejo de Ministros en noviembre en primera vuelta, luego deberá pasar la tramitación dentro del Gobierno y a nivel parlamentario, para entrar finalmente en vigor a finales de 2022, según el calendario con el que trabaja la Moncloa.

EL AYUNTAMIENTO ESTÁ REVISANDO EL ANTEPROYECTO DE LEY

Desde el Ayuntamiento de Barcelona confirman a Metrópoli que ya han comenzado la revisión del anteproyecto de Ley para hacer sus propias aportaciones. Fuentes municipales afirman a este diario que la ciudad “está muy por delante en muchos aspectos” y que “por supuesto se incorporarán todas las mejoras que la norma contenga, cuando se apruebe”.

Una legislación que beneficiará a los 72.696 animales registrados en Barcelona en la última actualización del censo, a fecha de 30 de septiembre de 2021. Teniendo en cuenta que el 83% son perros y el 17% son gatos, el consistorio calcula que la cifra total de canes en la capital es de 60.338.

Precisamente sobre el bienestar de los perros, el Ayuntamiento ha detallado a Metrópoli que está trabajando en la implantación de un modelo de usos compartidos, en una apuesta por la “buena convivencia de los animales con las personas en el espacio público, teniendo en cuenta que está limitado y no se puede segregar indefinidamente”.

Un perro corre en la playa en Barcelona / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Un perro corre en la playa en Barcelona / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

BARCELONA QUIERE IMPLANTAR LA ZUC EN 2022

De hecho, la normativa prevé un área mínima de recreo de 700 metros cuadrados para perros en cada distrito y una zona de uso compartido (ZUC) por barrio. Esto, para compensar la obligatoriedad de llevarlos atados por la ciudad y desatados únicamente en parques y espacios habilitados, que se aprobó en 2014 en el mandato de Xavier Trias. Una medida para la que se aprobó también una moratoria de 18 meses, hasta 2016. Pero este plazo se ha ido alargando en el tiempo y el pasado mes de abril, el concejal de Emergència Climàtica i Transició Ecològica, Eloi Badia, expuso que continúa todavía vigente.

Siete años después, el consistorio avanza a este medio: “Las ZUC, espacios donde será posible, en unos horarios determinados, el recreo de perros y el tránsito de personas, se está trabajando para implantarlas durante el 2022, partiendo de procesos participativos que si hicieron en los distritos en 2019 y del análisis territorial que se ha hecho en este mandato”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.