ARCHIVADO EN:

Las Kellys Barcelona alertan de otro allanamiento pocas semanas antes de que se celebre el juicio contra el Grand Hotel Central, denunciado por ellas meses atrás por despedir a dos compañeras que se habían sindicado. La portavoz de la asociación que defiende los derechos laborales de las camareras de piso, Vania Arana, cuenta a Metrópoli Abierta que el sábado 30 de noviembre dos individuos intentaron allanar la vivienda de una de las trabajadoras destituidas. Se encontraba en el interior del piso, pero afortunadamente los ladridos de su perro les ahuyentaron. Cuando la mujer se dirigió hacia la entrada para ver qué ocurría, ya no estaban. Solo pudo escucharles corriendo por la escalera de su edificio y ver a uno de ellos, que según dice Arana, llevaba una sudadera negra con capucha y unos tejanos negros.

“No podemos decir qué ha sido el Gran Hotel Central, pero si podemos decir que puede tener relación con el allanamiento al bufete de abogados”, recuerda Arana haciendo referencia a los hechos del pasado 23 de octubre, cuando alguien robó los portátiles de dos juristas del despacho Laie Advocats que llevan la causa de Las Kellys Barcelona contra el hotel. 

RELACIÓN CON EL JUICIO

Arana también añade que el suceso podría estar relacionado con el juicio, ya que asegura que antes de que se celebrara el pasado 12 de noviembre la defensa “ofreció a la compañera despedida dinero o reincorporarse en la empresa”. Terminó postergándose para el próximo 11 de febrero porque no se presentó una testigo crucial, una trabajadora del Departamento de Recursos Humanos del hotel que estuvo presente durante el cese de las compañeras de Las Kellys. "Su testimonio era muy importante para esclarecer cómo había ocurrido", añade Arana. 

Después de este aplazamiento los intentos de acercarse a la denunciante no desistieron. “La han llamado varias veces para que coja el dinero y se calle”, señala Arana, que al mismo tiempo califica las circunstancias de “muy graves”. “Esperamos que vaya todo bien porque estamos en shock. La presión que sentimos es horrible. Necesitamos auxilio judicial”, agrega la portavoz.

LAS KELLYS Y PAU GUARDANS

En el juicio del 11 de febrero, Las Kellys volverán a enfrentarse a uno de los pesos pesados del sector hotelero de Barcelona: Pau Guardans, presidente del lobby empresarial Barcelona Global y dueño de la cadena Único Hotels – a la que pertenece el Grand Hotel Central –. Su poder nunca ha frenado las ganas de luchar de Las Kellys. Desde el pasado abril, se manifiestan casi cada semana frente al Grand Hotel Central, ubicado en Via Laietana, por sus compañeras despedidas. Y ahora que están tan cerca del juicio, van a seguir defendiendo los derechos que siempre deberían haber tenido.