La Intervención General de Cataluña dio un aviso al exgerente del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Vicente Martínez Ibáñez, por su gestión del centro público. El médico, que fue cesado de su cargo por la Generalitat, fue el responsable de supervisar una adjudicación de 500.000 euros, un dinero que estuvo en el punto de mira de este organismo.

Un informe de la Intervención General señala que Martínez Ibañez dividió en 20 contratos un concurso que tenía como objetivo equipar a los nuevos quirófanos del Hospital Santa Caterina de Girona en 2014, según publica este lunes Crónica Global. El alto cargo dirigió el centro sanitario de 2010 a 2015, momento en el que lo fichó la Vall d'Hebron. 

GRAVES DEFICIENCIAS

El fiscalizador financiero vio graves deficiencias en la adjudicación a General Electric Healtchare, Nihon Kohden, Steris Iberia y Strycker Iberia, entre otras empresas, del contrato de equipamiento de los nuevos teatros de operaciones del Santa Caterina.

La gerencia de Santa Caterina troceó la licitación en dos concursos mayores y 18 menores que quedaban exentos de publicidad y libre concurrencia. Esto vulneró las "normas de regulación armonizada", que obligaban a tramitar una única adjudicación de 515,681,86 euros. Además, también se cometieron otras irregularidades como la ausencia de un informe del Órgano de Control Interno y un informe fiscal que no se elaboró pero que la mesa de adjudicación citó.

El equipo de Martínez Ibáñez encargó el material por valor de 149.480 euros (tres lotes) a Steris y General Electric Healthcare antes de publicar la oferta más ventajosa y formalizar los encargos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.