Tras años de reivindicaciones procedentes de diversos colectivos, la Generalitat adjudicó este año las obras de mejora de la evacuación y de la accesibilidad del intercambiador correspondiente a la estación de plaza Espanya, donde conectan las líneas 1 y 3 de metro, así como la 8 del servicio de FGC.

La Generalitat adjudicó estos trababajos a la compañía CRC Obras y Servicios, S.L., en una partida que ascendía hasta los 7.963.894,95 euros tras cuatro ofertas recibidas.

Se prevé que estas obras se alarguen durante 42 meses, un tiempo excesivo para los colectivos que luchan por la accesibilidad universal y que reclaman, desde hace años, el acondicionamiento de esta y otras estaciones, pero este plazo podría demorarse todavía más debido al estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

PLAZOS ADMINISTRATIVOS

Pese a que la adjudicación se realizó durante el pasado mes de marzo, los plazos administrativos de formalización se encuentran actualmente suspendidos debido a la activación del mencionado estado de alarma.

Esta excepcionalidad, provoca que el contrato no se pueda formalizar hasta 15 días hábiles después de que se dé por finalizado el periodo de excepción o las prórrogas del mismo, por lo que la finalización prevista para 2023 podría demorarse unos meses, alcanzando el año 2024.

'YA ES TARDE'

El fundador y presidente de la Fundación DisgrupGuillermo Egido, lamenta la demora en estos trabajos ya que, explica, acostumbran a darse cuando "es para colectivos de los que no sacan beneficios" y teme que, pese a la adjudicación, los trabajos no vean la luz excusando la "falta de presupuesto" por la crisis del "coronavirus".

Además, recuerda que la adaptación se reivindica desde hace años, e incide en que "ya es tarde, tendría que estar hecho".

SIN CONTAR CON ENTIDADES

El presidente de al Associació Sumem, Arturo Portela, lamenta que estos trabajos no sean "mucho más rápidos", y critica que se realicen sin contar "con entidades que luchen por la accesibilidad universal". "No te dicen nada, podrían avisar, mucha gente hace uso de la estación de plaza Espanya", asegura.

Portela también teme que la crisis desatada por el coronavirus retrase estos trabajos, y opta por que se puedan llevar a cabo aprovechando las fases de la desescalada.

ESTACIONES NO ADAPTADAS

La red de metro de Barcelona dispone, actualmente, de 13 estaciones no adaptadas, algunas de especial relevancia por su volumen de pasajeros y las conexiones que facilitan con otros transportes. En la L1, las estaciones de plaza de Sants, Espanya, Urquinaona y Clot no disponen de la adaptación necesaria para pasajeros con movilidad reducida. En la L3, la parada afectada es Espanya. En cuanto a la L4, Maragall, Verdaguer, Urquinaona y Ciutadella-Vila Olímpica se ven perjudicadas por esta situación. Por lo que respecta a la L5, las paradas de Virrei Amat, Maragall, Verdaguer y Plaça de Sants continúan pendientes de adaptación.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.