El incivismo se dispara en el Park Güell, uno de los monumentos de Gaudí más visitados de Barcelona, y con ello los costes de vigilancia y control: por encima de los tres millones de euros anuales.  Según los datos que maneja Barcelona de Serveis Municipals, la empresa que gestiona el espacio, la zona sufrió en 2018 unas 4.000 conductas incívicas. El Park Güell, además, fue objeto de 40 intrusiones y los vigilantes del parque tuvieron que avisar en 120.000 ocasiones que se respetaran los monumentos y el patrimonio cultural.

Las cifras están incluidas en el pliegue técnico de la licitación para los servicios de control y vigilancia del parque que B:SM acaba de publicar. La empresa dice que cada año visitan el parque 12 millones de personas, tres la zona monumental y nueve la gratuita. En 2013, con Xavier Trias de alcalde, se decidió regular los accesos y hacer pagar a los turistas para ver el patrimonio de Gaudí. Tanto los actos incívicos como el elevado número de visitantes hacen necesario contar con un servicio "muy orientado a la custodia, protección y vigilancia de los espacios y de los mismos usuarios", subraya B:SM.

Fuentes de B:SM explican que entre los problemas más habituales del Park Güell está la presencia de manteros, que, en ocasiones, derivan en conflictos entre ellos que han obligado a intervenir a la Guardia Urbana. En junio de 2018, también se produjo un acción de Arran. Dos miembros se encadenaron al dragón, lo que hizo necesario que los Mossos d'Esquadra actuaran. También hay pintadas contra los turistas y ya, como hechos más graves, hurtos por parte de carteristas que aprovechan los tumultos par intentar hacer su agosto.

6,9 MILLONES POR DOS AÑOS

El contrato de B:SM tiene unos costes muy elevados para los barceloneses. El servicio se licita por 3,1 millones de euros, IVA incluido, aunque el valor estimado del contrato por dos años es de 6,9 millones con IVA. Desde B:SM recuerdan que el parque tiene un uso muy intensivo, especialmente en verano, y que el terreno a controlar son 19,2 hectáreas, 1,7 de ellas de la zona monumental. Las empresas interesadas pueden presentar las ofertas hasta el 25 de junio, día en el que también está prevista la apertura de las plicas. La oferta pública prevé un máximo de dos años más de prórroga. Fuentes de B:SM indican que vigilancia ya hay y que ahora se licita de nuevo el contrato porque concluye el actual.


Top manta en el Park Güell / EUROPA PRESS
Top manta en el Park Güell / EUROPA PRESS

La licitación no concreta el número de personas que trabajarán en el parque después de la adjudicación. Según B:SM, en el Park Güell hay ahora entre 60 y 70 empleados, aunque en documentos de la licitación se citan 28. Entre la pantilla, 16 son auxiliares (controladores de acceso) y 12, vigilantes de seguridad. Los sueldos oscilan entre los 13.428 y los 17.825 euros brutos anuales. La empresa pública, por su parte, pagará entre 14,43 y 20,31 euros por hora los servicios contratados en función del día (laborable o festivo) horario (diurno o nocturno) y si se trata de horas ordinarias o extraordinarias.

Entre las funciones que tendrá el personal de seguridad con el nuevo contrato figuran hacer cumplir la normativa, realizar rondas para preservar los bienes del espacio y proteger a los usuarios y al personal de taquilla durante el traslado de la recaudación. También deberán evitar que haya guías no oficiales dentro del parque y efectuar controles de identidad en los accesos o en el interior.

EVITAR QUE SE COMETAN DELITOS

Los vigilantes también son los responsables de evitar que se cometan delitos en el interior del parque, avisar a las fuerzas de seguridad y controlar las filmaciones no autorizadas. Estas personas también serán las encargadas de llevar a cabo las primeras intervenciones en caso de atenciones médicas y llevar un recuento de los objetos perdidos que encuentren en el recinto. 

El personal auxiliar controla que los visitantes no entren en las zonas restringidas, vela por el cumplimiento de la normativa del parque, pone en conocimiento de los vigilantes cualquier incidencia, facilita información a los usuarios, monta y desmonta el mobiliario para su actividad y cuida el patrimonio del parque, se detalla en el pliegue técnico. Tanto los controladores como los vigilantes tienen que dominar el castellano, el catalán, tener "conocimiento oral de inglés" y formación específica en "primeros auxilios" y en "situaciones de emergencia".

Pintada del coronavirus contra los turistas del Park Güell / @LEscorpiMetxa
Pintada del coronavirus contra los turistas del Park Güell / @LEscorpiMetxa

18 MILLONES DE INGRESOS

En 2018, el último año del que se han facilitado los ingresos, el Park Güell facturó 18 millones de euros. La previsión es que este año, el número de visitantes caerá en picado por el descenso masivo de turistas y tras más de dos meses cerrado por la pandemia. El espacio volvió a abrir el pasado 20 de mayo, pero por ahora es gratuito y de uso vecinal​. El Ayuntamiento tiene previsto inversiones en el Park Güell por valor de 25 millones de euros hasta 2022.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.