La Guardia Urbana de L'Hospitalet de Llobregat ha puesto en marcha una campaña de control de la circulación de patinetes eléctricos, que se ha iniciado en los barrios de Collblanc y La Torrassa.

Esta medida llega al municipio metropolitano tras la cincuentena de accidentes sufridos a lo largo de 2019 con implicación de este tipo de vehículos.

SANCIONES

El Ayuntamiento ha explicado este lunes que los agentes del cuerpo policial hospitalense realizarán una actuación informativa y sancionadora durante el mes de enero en estos barrios, que será extensible a toda la ciudad a partir de febrero.

Los efectivos policiales vigilarán especialmente "que los conductores de patinetes eléctricos no circulen por las aceras, no usen el teléfono móvil ni auriculares y que hagan un uso unipersonal y responsable del vehículo".

Las sanciones por incumplimiento de normativa oscilarán entre los 80 y los 200 euros.