Exterior del gimnasio Sant Pau de Barcelona / RR.SS.
Exterior del gimnasio Sant Pau de Barcelona / RR.SS.

Horas decisivas para la superviviencia del gimnasio Sant Pau

El responsable de la entidad reclama a Colau que "tome el timón" de las negociaciones

Guardar
Periodista

Las próximas 36 horas decidirán el futuro del Gimnasio Social Sant Pau del Raval. La entidad que atiende a centenares de personas vulnerables, muchas de ellas sin hogar, podría desaparecer si el Ayuntamiento de Barcelona no llega a un acuerdo antes del viernes con el propietario del local. El gobierno de Ada Colau ofrece 9,5 millones de euros.

El director de la cooperativa, Ernest Morera, ha expresado este miércoles ante los medios la desesperación de la entidad tras los últimos meses de intentos de desahucio que han logrado aplazar hasta este viernes. Acompañado de los regidores de ERC y Junts per Catalunya, Ernest Maragall y Elsa Artadi, Morerae ha pedido a Colau que "tome el timón de las negociaciones" para evitar el desahucio.

'EXHAUSTOS'

El responsable del gimnasio ha relatado que los empleados están "mentalmente y físicamente exhaustos" después de cinco años de incertidumbre y ha recordado que en 2016 el plenario votó una expropiación que se denegó con el voto de los comuns y que en 2018 se aprobó que el consistorio comprara la finca, algo que no ha sucedido y que les ha dejado a las puertas del desahucio.

Morera cree que el Ayuntamiento nunca ha tenido una compra tan fácil, en sus palabras, porque ha tenido el apoyo de todos los grupos de la oposición, y ha dicho que están de nuevo "a 36 horas sin los deberes hechos, con cambios de interlocutor del Ayuntamiento y con una posición maximalista a la hora de negociar". Ha lamentado que "se han desaprovechado todas las opciones de tener una posición de fuerza en las negociaciones" y, a pesar de encontrarse en las últimas horas antes del desahucio, ha exigido que se llegue a un acuerdo.

MÁS DE 1.000 PERSONAS ATENDIDAS

Colau ha dicho este mismo miércoles que confía en lograr un acuerdo con la propiedad antes del viernes para evitar el desahucio después de que hayan "intensificado los contactos".

El gimnasio realiza una tarea social, especialmente visibilizada durante la pandemia, cuando han atendido a 1.066 personas ofreciéndoles más de 53.000 duchas y ropa, y 43.012 servicios de comida. Maragall ha criticado la falta de toma de decisiones del Gobierno municipal y sostiene que está haciendo un "gravísimo pecado de omisión desde hace cinco años".

Artadi ha advertido de que el Gimnàs Sant Pau está atendiendo a personas sin recibir compensación económica del Ayuntamiento y ha criticado la falta de compromiso del Gobierno de Colau: "Es incomprensible que estemos a 36 horas de esta tragedia".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.