La situación del culebrón del Hermitage es cada vez más complicada. Actualmente, hay tres recursos cruzados entre el Ayuntamiento de Barcelona, el Port de Barcelona y los promotores del Museo.

Este lunes, 26 de julio, el Hermitage ha estallado contra las "graves afirmaciones" que ha hecho el Ayuntamiento y, sobre todo, la segunda teniente de alcalde, Janet Sanz, y ha aclarado su situación en un comunicado. 

PROYECTO ABSOLUTAMENTE CULTURAL

Para empezar, el museo ha aclarado que el museo nunca se ha planteado como una "mera franquicia", sino que es un "punto de partida" para desarrollar un proyecto con personalidad propia. 

Según los responsables del Hermitage, el gobierno de Colau ha intentado "deslegitimar el proyecto" restando valor a la "oferta cultural que la institución podría aportar a Barcelona". 

GRAN TEATRE DEL LICEU

Respecto a la colaboración con el Gran Teatre del Liceu, el Hermitage ha asegurado que ha trabajado con los "equipos directivos y técnicos" del teatro y que el Ayuntamiento ha impedido que el "proyecto de interés mutuo" avance. 

Ha aclarado que el Port ha expresado su "complicidad" con el proyecto mientras que el consistorio "ha votado en contra en el Consejo de Administración del Port donde se incorporaba este punto". 

JUDICIALIZAR EL PROCESO

Uno de los puntos más remarcados del comunicado es que el Hermitage no quiere judicializar el proceso. Por ello, el pasado miércoles presentaron un recurso de reposición en la vía administrativa y no en la judicial. 

El Hermitage ha remarcado que, a lo largo de todo el proceso, siempre han optado por "modificar el proyecto" para que todos lo aceptasen a pesar de haber tenido la opción de recurrir a la vía judicial. 

DERECHO DE VETO

Ante el veto del Ayuntamiento para rechazar el proyecto, el museo considera que el gobierno municipal no tiene "amparo en el ordenamiento jurídico". Según ellos, la única autoridad competente es la Autoridad Portuaria de Barcelona, que ya aceptó la concesión en su momento.

A pesar de su malestar con la actitud del consistorio, el museo mantiene que "tienen la esperanza de encontrar una solución justa" pero recuerda que "el tiempo es limitado".

Para aclarar su posición, han recordado que, a su parecer, "una inversión privada que apueste por un nuevo polo cultural", tiene cabida en Barcelona, por lo que mantendrán su "voluntad de colaboración". 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.