ARCHIVADO EN:

Las escuelas del barrio del Guinardó han iniciado una batalla para impedir que se continúen aplicando los recortes en los centros educativos de la zona. El último intento del Departament d’Ensenyament de cerrar la segunda línea de P3 en la escuela Torrent d’en Melis ha provocado la reacción de educadores y padres que ven como la educación pública continúa perdiendo peso respecto a la concertada y la privada.

Para intentar revertir la decisión de las administraciones, los implicados han optado crear la Plataforma en Defensa de P3 i de l'Escola Pública del Guinardó. Por medio de esta plataforma han empezado a organizar actos para dar a conocer la situación e intentar revertir la decisión de las autoridades educativas.

SIN CONVERSACIONES

Desde el colegio aseguran que el anuncio del cierre de la segunda línea de P3 les ha pillado por sorpresa ya que nadie se ha puesto en contacto con ellos para intentar consensuar la continuidad de esa línea.

La escuela Torrent d'en Melis exige que se mantenga su segunda línea de P3 / CR
La escuela Torrent d'en Melis exige que se mantenga su segunda línea de P3 / CR

La justificación que les han dado desde la administración, aseguran en la escuela, es que la baja natalidad hace innecesaria esa segunda línea. Esta argumentación la rebaten desde el centro educativo asegurando que “en los últimos años no solo hemos completado las dos líneas, a veces nos hemos visto obligados a rechazar solicitudes”.

FALTA DE PLAZAS

La disponibilidad de plazas en las escuelas más próximas a la Torrent d’en Melis también desaconseja el cierre de esa línea. Ninguna de ellas dispone de una segunda línea de P3, por lo que no pueden atender a todas las solicitudes que les llegan.

Por ello, la segunda línea que ahora puede desaparecer acoge a los que no tienen sitio en otros centros educativos y, si quedan plazas, a los niños que, por cualquier motivo, piden el acceso al centro una vez ya ha comenzado el curso.

Además, cerrar esa línea puede implicar que se aumente el ratio de alumnos por clase en el caso de que sea necesario dar acogida a nuevos alumnos. Actualmente, este ratio es de 25 alumnos, pero los educadores siempre han defendido la necesidad de rebajarlo hasta llegar a un número de 15 alumnos por clase. Ese es el número que se considera ideal para asegurar una educación de alta calidad. “Nos venden que quieren tener una educación como la de los países nórdicos, pero en realidad hacen lo contrario”, afirma una persona conocedora del caso.

MANIFESTACIÓN

Para dejar clara su postura ante las autoridades competentes, los miembros de la Plataforma en Defensa de P3 i de l’Educació Pública del Guinardó, han llevado a cabo una protesta en la misma sede del Consorci d’Educació de Barcelona. Allí entregaron las firmas recogidas hasta ese momento para pedir que la línea de P3 se mantenga activa en el centro el próximo año.