El conseller d'Interior, Ignasi Elena, con el comisario jefe de los Mossos, Josep Maria Estela / ARCHIVO
El conseller d'Interior, Ignasi Elena, con el comisario jefe de los Mossos, Josep Maria Estela / ARCHIVO

Guerra abierta en los Mossos en plena crisis de seguridad en Barcelona

La petición del comisario jefe, Estela, pidiendo la destitución de su número dos abre nuevos frentes

Guardar
Angela Vázquez
Redactora de Metrópoli Abierta
Actualizado: 28/09/2022 12:04 h.

La guerra interna en el cuerpo de los Mossos d'Esquadra continúa. Hace unos días, el comisario jefe, Josep Maria Estela, exigía la cabeza de su número dos, Eduard Sallent. Le acusaba de "serle desleal" e incluso amenazó al conseller d'Interior, Ignasi Elena, con dimitir si no hacía caso a sus peticiones, según avanzó el diario El País.

Culminaba así un proceso se ruptura en la cúpula policial en la que en los Mossos existía la idea de que Estela podía ser el representante, pero Sallent era el "jefe en la sombra". 

ESTELA RECULA

Ahora, el comisario jefe sale al paso de las informaciones sobre una crisis de confianza en su cúpula y asegura que afrontan una etapa "llena de oportunidades" en la que tiene el apoyo de Interior y la Prefectura y que trabajan para mantener la "gobernanza" interna.

Así lo asegura Estela en una carta que ha subido en la Intranet de los Mossos. Agradece el "compromiso y la lealtad" de los miembros del cuerpo, insta a seguir "trabajando juntos" y lanza un "mensaje claro e inequívoco" para rebajar la tensión a raíz de las informaciones de los últimos días que apuntaban a que había pedido a Interior que destituyera al número 2 de su Prefectura.

Ada Colau y Albert Batlle se reúnen con el comisario de los Mossos, Josep Maria Estela / MOSSOS
Ada Colau y Albert Batlle se reúnen con el comisario de los Mossos, Josep Maria Estela / MOSSOS

"PLURALIDAD DE OPINIONES"

El director de la Policía de la Generalitat, Pere Ferrer, admitió el pasado domingo que hay diferencias entre los comisarios de la cúpula de los Mossos, aunque mostró su plena confianza en Estela y en la "Prefectura entera" y defendió que haya "pluralidad de opiniones".

En su carta, Estela resalta que los Mossos d'Esquadra están sujetos a las políticas públicas, y en especial a las del ámbito de la seguridad, y que están trabajando para atenderlas "manteniendo la gobernanza interna del cuerpo".

NUEVOS RETOS

Estela asegura que los Mossos se encuentran en una etapa "llena de oportunidades" que iniciaron hace nueve meses, cuando fue nombrado por el conseller Joan Ignasi Elena (de la órbita de ERC), jefe de la policía catalana en sustitución del mayor Josep Lluís Trapero, con el excomisario jefe Eduard Sallent como su número 2.

Según Estela, en esta etapa están impulsando proyectos "estratégicos" sobre los nuevos retos en seguridad, para potenciar el modelo de proximidad, la atención a las víctimas, la lucha contra las violencias sexuales, la feminización del cuerpo, la entrada de nuevos agentes que representen la diversidad cultural de Cataluña, las nuevas promociones de acceso y ascenso, la llegada de nuevos vehículos policiales y la nueva uniformidad que esperan "desde hace mucho tiempo".

El conseller de Interior, Miquel Buch, junto al director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Joan Martínez y Eduard Sallent / EP
El conseller de Interior, Miquel Buch, junto al director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Joan Martínez y Eduard Sallent / EP

AL LÍMITE

La guerra interna tiene lugar en medio de una crisis de seguridad en Barcelona. Prueba de ello es el balance de las últimas fiestas de la Mercè: se saldan con un muerto, saqueos y disturbios. Por segundo año consecutivo, la celebración ha estado marcada por los robos y las agresiones.

A falta de conocer la cifra de arrestados durante toda la festividad, que finalizó este lunes con el espectáculo piromusical, los efectivos policiales sumaron una docena de detenidos en la noche más trágica de las fiestas.

SE REPITE

La situación vivida en esta edición recuerda a la del año pasado, en el que se dieron imágenes muy similares. Los macrobotellones de miles de personas que se organizaron en plaza Espanya se saldaron con decenas de heridos, asaltos a establecimientos y vehículos en llamas.

En 2021, incluso un grupo de jóvenes llegó a enfrentarse a los agentes de la Guardia Urbana, llegando a robar el chaleco a uno de los efectivos policiales barceloneses, entre otras vergonzosas estampas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.