La Guardia Urbana renueva la flota de quads para la unidad de playas. El Ayuntamiento de Barcelona licita la compra de dos vehículos todo terreno eléctricos. La oferta pública tiene un presupuesto de licitación de 53.000 euros, IVA incluido [ver aquí]. Cualquier empresa que presente una cifra que supere el montante expuesto será excluida del concurso, subraya el consistorio. Según el sindicato SAPOL, la mayoría de los quads actuales dan muchos problemas.

A la convocatoria pública se pueden presentar ofertas hasta el 10 de mayo y la duración prevista del contrato, una vez que se haya adjudicado, es de cuatro meses, es decir que si se cumple el calendario de la licitación, los quads podrían llegar a mediados de septiembre. Sin embargo, las fuentes municipales consultadas subrayan que esperan tenerlos a principios de julio.

CUBRIR TODO EL LITORAL BARCELONÉS

Según figura en el informe de necesidad de la licitación, el consistorio compra estos vehículos como "refuerzo" de la unidad de playas, para poder cubrir todo el litoral barcelonés. Actualmente, la Guardia Urbana tiene cuatro quads de gasolina y la incorporación de los nuevos debe servir para sustituir a algunos de los otros si se produce alguna incidencia o reparación. Los nuevos quads serán eléctricos. El objetivo de la Guardia Urbana es ir renovando la flota y que los vehículos sean cada vez más sostenibles.

El portavoz del sindicato SAPOL de la Guardia Urbana, Jordi Rodríguez Lima, dice que no todos los quads que tiene ahora la policía local están operativos. Dos, por ejemplo, ya no funcionan, y un tercero da muchos problemas porque se queda enganchado en la arena. Rodíguez Lima explica que los nuevos quads son muy necesarios. El representante sindical recuerda que hace años que reivindican la falta de material en la unidad de playas y critica que "el Ayuntamiento va tarde".

Agentes de la Guardia Urbana con un 'quad' / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Agentes de la Guardia Urbana con un 'quad' / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

LAS CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DE LOS VEHÍCULOS

A nivel técnico, los quads 4x4 que se compran tienen 30 caballos y un motor eléctrico de inducción de 48 voltios. Incorporan frenos hidráulicos de disco delante y detrás, neumáticos de primeras marcas y llantas de acero. El vehículo, además, dispone de una autonomía de 50 kilómetros de conducción continuada, tiene una longitud de 2,7 u 2,8 metros y capacidad para dos personas.

Según Rodríguez Lima, los quads se utilizan en tareas de apoyo operativo. A modo de ejemplo, el agente cita que sirven para trasladar los decomisos que se hacen a los vendedores ambulantes de la playa hasta la comisaría conjunta que la Guardia Urbana tiene con los Mossos d'Esquadra en el paseo de Joan de Borbó. Con las playas muy llenas, estos vehículos se utilizan muy poco, y si por necesidades del servicio se circula con ellos, se hace a muy poca velocidad.    

HACE DOS AÑOS SE RESTRINGIÓ EL USO

Hace dos años, Metrópoli Abierta recogió la denuncia de algunos sindicatos de la policía local, como CSIF, que criticaban que los agentes tenían que patrullar a pie, durante los desalojos de las playas, porque se había restringido el uso de los vehículos ya que se averiaban habitualmente.

El secretario de Organización de CSIF, Eugenio Zambrano, defendía la necesidad de que los policías utilizaran los quads para actuar con más rapidez. Según Zambrano, el uso de estos vehículos había evitado hasta seis accidentes, como el atropello, por parte de los camiones de limpieza, de gente que dormía soterrada en la arena.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.