ARCHIVADO EN:

Badalona deberá esperar al verano de 2022 para disponer nuevos miembros en su Guardia Urbana. Los 26 futuros policías que debían ingresar en la Escuela de Policía a partir del 25 de enero, finalmente, no lo harán. Sí entrarán en la academia los aspirantes de policías locales de decenas de ayuntamientos catalanes como el de Castelldefels o Rubí. El actual gobierno municipal (PP) culpa al anterior (PSC) y viceversa. En la práctica, la pérdida de agentes por las jubilaciones de este año en la policía de la cuarta ciudad de Cataluña no se suplirá.

Los Ayuntamientos son los responsables de organizar la convocatoria de nuevos agentes y de hacer las pruebas (examen teórico, físico, de conocimientos, de actitud, psicotécnico, médico y una entrevista final). El pasado 14 de enero el Ayuntamiento de Badalona anunciaba que posponía las pruebas a los candidatos debido a la crisis sanitaria. Las medidas de seguridad, en plena tercera ola de contagios de coronavirus, hacían imposible colocar a los cerca de 2.000 aspirantes en las aulas de la Facultad de Economía de la Universitat de Barcelona (UB).

CRÍTICAS DEL PSC

El presidente del PSC de la ciudad, Rubén Guijarro, cree que el argumento de la pandemia es una "excusa de mal pagador ya que todos los municipios de Cataluña han hecho sus procesos selectivos y han enviado a sus agentes a la Escuela de Policía". Los socialistas acusan a la "dejadez y mala gestión" del gobierno del PP en un contexto con "problemas muy graves de seguridad" y la falta de efectivos en la plantilla. Fuentes municipales señalan que las plazas no se pierden y que solo se aplazan las pruebas siguiendo la recomendación del Procicat (el plan de emergencias de la Generalitat).

La convocatoria aplazada tenía el objetivo de reemplazar a los cerca de 20 agentes que se jubilaron durante el 2020. El consistorio convocaba media docena más de agentes amparándose en la tasa de reposición reservada para las policías. La pérdida de una convocatoria, un hecho inédito, conlleva que estos aspirantes deberán esperar hasta la siguiente promoción de policías en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya (ISPC) que empezará a formarse en octubre o noviembre de este año. Saldrán de la academia en verano del año que viene.

DECEPCIÓN ENTRE LOS ASPIRANTES

El primer examen cultural y de conocimientos específicos estaba fijado el pasado 16 de enero y la prueba física se programó los días 23 y 24 de enero. Era, de todos modos, un calendario imposible. La lista de admitidos se conocería un mes o mes y medio más tarde, con las clases empezadas desde el 25 de enero.

 

Efectivos de la Guardia Urbana de Badalona
El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, con una nueva promoción de la Guardia Urbana / @Albiol_XG

La decepción entre los aspirantes se palpa en un grupo de telegram en el que participan un millar de candidatos. "Que mal se hacen las cosas en Badalona", escribe uno de ellos. Muchos esperan, ahora, para apuntarse a otras convocatorias, como la reciente aprobada de 400 agentes de Mossos d'Esquadra.

Fuentes sindicales apuntan al retraso de la administración badalonense a la hora de realizar la convocatoria. El Ayuntamiento la publicó el 22 de septiembre de 2020, un proceso, insisten los funcionarios, que podría haber arrancado desde febrero cuando el consistorio ya conocía la cifra de agentes jubilados y, así, determinar las nuevas futuras plazas. Entonces gobernaba el gobierno municipal socialista, que entregó el bastón de mando al popular Xavier García Albiol el 12 de mayo.

PLANTILLA MERMADA

Desde el PSC señalan que las convocatorias se suelen hacer entre abril y mayo. El equipo de gobierno del PP justifica el retraso por el procedimiento que es necesario realizar para determinar el número de plazas de la convocatoria. "Nosotros llegamos el 12 de mayo y no había nada hecho", señalan fuentes del consistorio badalonense, que explican que otras oposiciones de policía local, como la de Córdoba, también se aplazaron.

La plantilla muestra preocupación porque el cuerpo no cubra nuevas plazas durante un año y medio. El Ayuntamiento sí podrá incorporar durante este año 19 nuevas plazas interadministrativas (guardias urbanos en otros destinos) pendientes de la última convocatoria, pero que aun no ha convocado. 

La Guardia Urbana ha llegado a tener 300 efectivos. Actualmente hay unos 240 miembros, una cifra que podría caer hasta los 220 por las jubilaciones. El PSC reprocha la promesa de Albiol de ampliar con 26 nuevos efectivos con los que pretendía ampliar la policía de barrio y la Unidad Omega, los conocidos como antidisturbios. El alcalde ha anunciado la llegada del pelotón en diversas ocasiones, pero no llega.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.