Las guarderías privadas de Barcelona, al igual que las del resto de Cataluña, están al límite. Según los datos que maneja la regidora de Barcelona pel Canvi, Eva Parera, un 10% de los centros de la comunidad autónoma ha cerrado y la gran mayoría de ellos ha calculado que necesita 6.000 euros para compensar el cierre de estos meses.

Este martes, la demanda ha llegado a la comisión de Educación, Cultura y Deportes del Ayuntamiento. Parera ha presentado un ruego para que estas guarderías puedan tener una "ayuda directa" de 6.000 euros. Según la edil, número 2 del partido que encabeza Manuel Valls, estas escuelas han sido "abandonadas" por las administraciones durante la pandemia y ahora lanzan un petición de auxilio para sobrevivir.

MÁS DE 1.500 PROFESIONALES

Actualmente funcionan en Barcelona 209 centros privados, con unos 9.000 alumnos, que dan trabajo a 1.509 personas. Parera opina que muchas de ellas han vuelto a abrir con un elevado coste económico y poniendo en riesgo su viabilidad a medio plazo. "La petición de ayuda no es un capricho. Es un grito de auxilio". La edil sostiene que las guarderías están "infrafinanciadas".

Parera ha solicitado al gobierno de Ada Colau que facilite esta "inyección de liquidez" por la vía que considere oportuno, la que sea más "agil". Parera entiende que estos centros están gestionados por pequeñas y medianas empresas y tienen derecho a las ayudas que se han abierto para las Pymes. La regidora de Barcelona pel Canvi considera que la ayuda se debería pagar a medias entre consistorio y Generalitat.

RUEGO ACEPTADO

El ruego presentado ha sido aceptado por el gobierno municipal, aunque eso no se traduce en que estas escuelas vayan a recibir una ayuda directa por parte del municipio "porque la competencia de estos centros es de la Generalitat", ha dicho el teniente de alcaldía, Joan Subirats.

El concejal de Barcelona en Comú ha explicado que el pasado 2 de junio el Ayuntamiento y la Generalitat se reunieron con las tres asociaciones que agrupan a las guarderías catalanas y que éstas les transmitieron su grave situación económica.

Según Subirats, en ese encuentro, el Govern anunció que avanzaría la convocatoria de las subvenciones ordinarias y que pondría en marcha "una ayuda a fondo perdido", aunque no ha precisado una cantidad. Subirats se ha comprometido a trabajar desde el Ayuntamiento para reclamar a la Generalitat que aporte la liquidez que estos centros necesitan.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.