Pasados más de cuatro meses de cumplirse medio mandato municipal, con la inseguridad en aumento y con el comercio y la hostelería aún golpeados por la pandemia, Dimas Gragera (1984) muestra una férrea oposición al gobierno municipal de Núria Parlon. El líder de Ciudadanos en Santa Coloma de Gramenet aboga por un amplio frente común para revertir la situación poniendo a los vecinos en el centro. Cambiemos Santa Coloma es el nombre con el que se ha bautizado a una iniciativa que busca el consenso más allá de las siglas y antepone la ciudad a cualquier ideología.

¿Cuáles son las principales problemáticas de Santa Coloma?

Santa Coloma sufre una situación de emergencia. Tenemos un gobierno que no atiende los problemas y los niega. Y hablamos de cuestiones tan importantes como la falta de seguridad, con una pérdida de control del espacio público, algo que se niega constantemente. Hemos visto como con la crisis de la pandemia no se ha dado soluciones a sectores como el comercio y la hostelería y como no se están atendiendo las políticas sociales. La ciudad es una de las que tiene rentas más bajas de Cataluña y no se aplican los planes sociales de promoción de vivienda. Los recursos de los colomenses se invierten en proyectos de autobombo y se fomenta el enchufismo. Hemos visto como los asesores se convierten en directores con procesos de selección que no son objetivos. Hay una desatención total en los barrios. No se hacen proyectos importantes de inversión en muchos barrios, corremos el riesgo de tener una ciudad a dos velocidades. No hay una estrategia más allá de preparar las próximas elecciones. La gente quiere responsables políticos que den la cara, que se pongan al lado de los vecinos y que inviertan los recursos en solucionar estos problemas. Hay gente que nos traslada que la ciudad es inhabitable, una persona debe poder realizar su proyecto vital donde decida sin que la mala gestión les expulse. Desde Ciudadanos vamos a plantear un proyecto transversal para intentar gobernar esta ciudad. Perseguimos el interés general y el gobierno municipal persigue su propio interés.

¿Cómo se construirá este proyecto transversal? ¿Cuáles serán sus principales líneas de actuación?

Estamos convencidos de que la ciudad quiere dirigentes políticos que atiendan sus problemáticas más que defender una ideología. Los partidos políticos son herramientas para mejorar la ciudad. Si hablamos de municipalismo, hemos conseguido posicionar a Ciudadanos como una herramienta útil para la ciudad. Queremos llamar a la gente libre, que quiere que la ciudad cambie y no depende de un sueldo público, un puesto en el Ayuntamiento o una subvención, para que se organice y seamos capaces de cambiar el gobierno. Vamos a lanzar un espacio para organizar desde las calles, los barrios y las plazas de la ciudad esta alternativa y le vamos a llamar Cambiemos Santa Coloma. Este es el espacio que Ciudadanos va a utilizar para armar asambleas en los barrios, para incorporar a personas de la sociedad civil colomense que puedan aportar a nuestro proyecto, que nos ayuden a hacer un programa. No vamos a preguntar a la gente qué piensa, sino en qué nos puede ayudar para cambiar esta ciudad. No se trata de renunciar a la papeleta de Ciudadanos, pero es un mensaje claro sobre cuál es el proyecto de ciudad. La ciudad lo demanda, hay proyectos en esta línea que han cuajado en la propia Santa Coloma. No todo el mundo que votaba a Luis Hernández era comunista y en los primeros años de Manuela de Madre también se construyó un proyecto transversal donde, más allá de la ideología, había gente que votaba porque creía que se podía cambiar. Llevamos años en que no vemos un proyecto así en nuestra ciudad. En Badalona hay un proyecto liderado por Xavier García Albiol donde la gente le vota como gestor, no le vota por ideología. Debemos consagrar esta alternativa y trabajar en ella.

¿Le inspira Xavier García Albiol o algún otro alcalde como figura política?

No me duele en prendas reconocer proyectos diferentes a mis siglas que pueden hacer las cosas bien. Albiol tiene una aceptación de la ciudadanía. A mi me inspiran Inés Arrimadas, Begoña Villacís, Carlos Carrizosa, Jordi Cañas... Ejemplos con los que he crecido políticamente. Hay cosas que se hacen bien en Badalona y muchas de ellas las comparto, pero cada uno somos diferente y quiero un proyecto liderado por gente de nuestra formación política.

¿Cuáles son las principales cuestiones de inseguridad que preocupan en Santa Coloma?

La convivencia en algunos barrios se ha convertido en una pesadilla para muchos vecinos. Santa Coloma parece que sea el paraíso del delincuente, el hogar del okupa y la pesadilla para los vecinos. Hay parques donde los altercados, los botellones, los hurtos y las peleas son frecuentes. Esto viene agravado por una falta de efectivos de policía local, una falta de uso de la tecnología para disuadir la delincuencia. Y la normativa estatal contra reincidencia y okupaciones no es suficiente. Esta misma semana hemos visto desde vandalismo que ha destrozado lunas de vehículos, hasta zonas donde hay problemas cada noche. Hay varios puntos negros en la ciudad, y hemos pedido un refuerzo del patrullaje. Hay una negación del problema. Desde el gobierno local se está diciendo que los delitos han bajado cuando los delitos han aumentado un 20,6%. Dicen que los delitos han bajado porque están comparando el primer semestre de 2021 con el primer semestre de 2019, pero hasta el 9 de mayo de 2021 hubo un estado de alarma y por las noches estábamos encerrados con un toque de queda. Si yo soy alcalde me tendré que enfrentar a los problemas, y seguro que habrá alguno que no se podrá solucionar, pero la gente tiene mi compromiso de que siempre daré la cara.

Dimas Gragera durante la entrevista / LENA PRIETO
Dimas Gragera durante la entrevista / LENA PRIETO

¿Cuáles son los puntos negros de la ciudad?

Por ejemplo, tengo llamadas constantes de problemas en la plaza de Alfonso Comín, en la plaza del Rellotge, en el parque de Santa Rosa, en algunas zonas de Singuerlín... Los vecinos explican que los problemas son constantes. Apostamos por un patrullaje fijo en estas zonas, pero no hay efectivos suficientes.

¿Qué incremento necesitaría la plantilla de la policía de Santa Coloma para poder abarcar estas situaciones?

Cuanta más policía haya, mejor. Ahora mismo hay 70 u 80 agentes de patrullaje en la calle. Cumplamos los estándares de organismos que han hecho estudios sobre seguridad y reclamemos a las administraciones refuerzos. Nosotros propusimos un aumento de 50 agentes habiendo suplido ya las jubilaciones, otra trampa de Parlon, quien dice que se ha aumentado la plantilla en 50 agentes pero lo que se ha hecho son los remplazos de quienes se han jubilado. Esto es fruto de una mala planificación. Creemos que debe haber una unidad de actuación rápida por distrito, una brigada contra la okupación y se debe recuperar la policía de barrio.

El comercio y la restauración están sufriendo las consecuencias de la pandemia. ¿Qué acompañamiento se debería hacer a los restauradores y los comerciantes de Santa Coloma?

Estamos trasladándole a todos los hosteleros de la ciudad nuestras propuestas. Hace una semana pedimos que las terrazas provisionales se queden y se dignifiquen, como ha pasado en Barcelona donde el PSC ha votado a favor. Una terraza en la calle también ayuda a ganar espacio al incivismo y la delincuencia. Se prometieron ayudas que no se han pagado con la situación de emergencia que vive la hostelería. El gobierno local ha abandonado a uno de los motores de la ciudad en el momento más difícil. También hay que destinar nuevas ayudas, realizar una congelación de tasas e impuestos y simplificar la burocracia. O salvamos la hostelería o no habrá quien pueda mantener la economía de la ciudad. A nivel de comercio, hay que suprimir la moneda local que tiene un coste de casi 300.000 euros y destinar ese dinero a ayudas directas al comercio. También se debe reducir la tasa de residuos.

¿Cuál debería ser la movilidad del futuro en Santa Coloma?

El problema de la movilidad es que se aplica un modelo ideológico al urbanismo. En Santa Coloma se han peatonalizado zonas sin ninguna lógica. Hemos insistido en que se haga una auditoría de movilidad en la ciudad para que partamos con datos técnicos. La movilidad de Barcelona no es la misma que en Santa Coloma. Copiar políticas, como hace Parlon con Colau, no tiene sentido. En el municipio nadie utiliza el vehículo como medio de desplazamiento habitual dentro de la ciudad. En cambio, no le puedes pedir a una persona que trabaja en Terrassa o Granollers que tenga que hacer un desplazamiento de tres horas en transporte público cuando en 25 minutos puede llegar. No podemos negar temas de cambio climático ni podemos obligar a la gente a asumir los dogmas ideológicos de otros, tenemos que hacer una transición que sea llevadera.

Agentes de la USIR, durante una redada contra el juego ilegal en Santa Coloma / ANNA ROCASALVA
Agentes de la USIR, durante una redada contra el juego ilegal en Santa Coloma / ANNA ROCASALVA

Entre las últimas actuaciones en materia de movilidad de Parlon, ¿hay alguna especialmente fallida?

Es más difícil encontrar una que haya sido exitosa. La zona centro es un ejemplo de que hay menos circulación de personas de la que había antes. Se quejan los hosteleros, dificultas la descarga de mercancías en los negocios y el mercado y, para acceder a este espacio, hay una cámara que lee matrículas situada en una ratonera. Hace unos años sacamos una estadística en la que se indicaba que se habían recaudado millones de euros ahí, se multaba un 300% más de lo que se hacía anteriormente. Pedimos que allí se adopten otras medidas, porque lo que se quiere es recaudar, que caigan los vecinos. En el paseo Llorenç Serra se ha puesto un carril bici con pivotes que parte la mitad de la calle y los vecinos, para entrar en su parking, tienen que bajar toda la calle, hacer una rotonda y dar toda la vuelta cuando antes había unas líneas discontinuas. También dificulta el tráfico de vehículos de emergencia.

¿Cuál es su receta para facilitar el acceso a la vivienda asequible en Santa Coloma?

La vivienda es uno de los grandes problemas en todo el país, y las medidas que se intentan implementar tienen más carga ideológica que efectiva. Necesitamos un acuerdo transversal en materia de vivienda que afecte a todas las administraciones. En Cataluña se invierte más en TV3 que en políticas de vivienda. En Santa Coloma se lleva años dilapidando nuestros recursos en Gramepark y no se construye vivienda. Cuando se ha construido, se ha vendido a precio casi de mercado. Nuestro modelo es el alquiler, hay que incentivar a los propietarios mediante reducciones de impuestos. Necesitamos apertura de miras ante un problema complicado, hay soluciones como llegar a acuerdos con pisos de la Sareb, ejercer el derecho de tanteo o disponer de una normativa para que algunos locales se puedan adaptar a viviendas. Necesitamos promoción de vivienda porque, gente joven que se quiere quedar en la ciudad, se tiene que ir a ciudades del entorno.

¿Limitar el precio de los alquileres es una solución o una manera de tapar las carencias de la administración?

Creo que la oferta y la demanda deben condicionarse y la administración debe garantizar el acceso a la vivienda. Limitar el precio del alquiler de la persona que tiene una segunda vivienda y la pone en alquiler no es una medida adecuada. Estamos viendo casos en Europa en los que estas medidas se han tenido que retirar, y tenemos datos de que en Barcelona está disminuyendo la oferta.

¿Cómo valora el papel de Ciudadanos como oposición en Santa Coloma?

Somos la alternativa. Estamos defendiendo lo que la gente nos dice en los barrios como nos lo dice, dando la cara ante cualquier problemática de ciudad. Tenemos toda la legitimidad moral de erigirnos en representantes de nuestros vecinos porque estamos representando lo que piensa la gente en los principales temas de ciudad. Tenemos una sintonía con la población que puede hacer que esta alternativa de oposición cuaje como alternativa de gobierno. No queremos pedirle cambios a la alcaldesa, queremos que llegue el momento en el que seamos nosotros los que tengamos la fuerza suficiente para hacerlo escuchando lo que nos dicen los vecinos.

Dimas Gragera durante la entrevista con Metrópoli Abierta / LENA PRIETO
Gragera durante la entrevista con Metrópoli / LENA PRIETO

¿Se presentará a la alcaldía de Santa Coloma en 2023?

Tengo energía, ganas e ilusión de volver a encabezar el proyecto de Ciudadanos en Santa Coloma. Además, me siento muy acompañado por todo el equipo, compañeros y gente de la sociedad civil, me vote o no. No es una decisión que dependa solo de mi. Es una decisión que tenemos que consensuar con los compañeros, pero sí me voy a postular para liderar Ciudadanos en Santa Coloma y esta alternativa de gobierno.

¿Cómo se imagina Santa Coloma a partir de 2023?

Santa Coloma está en un punto de inflexión. Yo plantearía tres líneas: la gestión del día a día, poner a las personas en el centro y trazar un plan de futuro. Espero que en 2023 la gente libre se haya movilizado, consigamos dar un vuelco electoral con mucho trabajo, mirando a la gente a los ojos y diciendo la verdad. Lo primero es un diagnóstico claro. Hay falta de seguridad y no se invierte igual en todos los barrios. Me imagino Santa Coloma con la fuerza que ha tenido siempre, con la alegría que nos transmite la gente y con un gobierno que esté a su lado. Somos una ciudad que responde cuando hay que movilizarse. Se pueden abordar cambios de la mano de la ciudadanía.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.