ARCHIVADO EN:

Los gimnasios DIR, con 24 centros en Barcelona y otras localidades catalanas, toman la temperatura a sus clientes para que puedan hacer uso de sus instalaciones. La medida se ha empezado aplicar los últimos días, oficialmente desde este lunes, con un aparato de infrarrojos que se pone a unos tres centímetros de la frente de la persona. Si el usuario presenta fiebre, 37,5º o más, no puede hacer uso de del club, explican fuentes del DIR.

DIR ha tomado esta decisión ante el aumento de casos de coronavirus en Barcelona. Pero lo ha hecho sin avisar previamente a los socios. Ninguno de los clientes consultados por Metrópoli Abierta habían recibido un mail o un aviso de que se pondría en práctica esta iniciativa. Desde la cadena de gimnasios se reconoce que no se ha hecho ningún envío y aseguran que se informa de ello en el vestíbulo de los centros con carteles desde este fin de semana. En el DIR Maragall, al menos, no era así. Los avisos se han colocado este lunes.

Este medio ha comprobado in situ cómo opera el DIR para tomar la temperatura a los clientes en las instalaciones del club de Diagonal. En la entrada, dos trabajadoras apuntan a los clientes con la pistola de infrarrojos sin dar ninguna explicación. A la pregunta de "¿para qué es?", las empleadas responden que para saber si se tiene fiebre. "¿Y han informado ustedes?", pregunta el usuario. "Ha salido en la televisión y en las noticias, y aquí hay un cartel", contestan. Otras personas de la plantilla sí que informan, pero apenas dan tiempo al cliente a reaccionar. Lo cierto es que casi nadie protesta.

En las redes sociales, el usuario @SaltyDawsed ha manifestado que es un poco incómodo que tan solo entrar al gimnasio "te acerquen un cacharro a la cara para tomarte la temperatura, sin avisar obviamente". @Leticia_Julia68 opina que la medida crea "alarma social", recrimina a la cadena que esta opción no se "hace ni en el aeropuerto" y pregunta si alguien con fiebre irá al gimnasio, apunta @Leticia_Julia68. En la misma línea se expresa @cristinapeloche, que cuestiona cómo lo harán para "detectar a los asintomáticos". 

OBLIGATORIO PARA ENTRAR

Fuentes del DIR argumentan que la toma de temperatura, que es obligatoria para entrar en un centro, es para garantizar la seguridad de los clientes y afirman que es una de las pocas medidas que pueden tomar como empresa privada, junto a la de informar de la necesidad de hacer uso de toallas durante la práctica del ejercicio. Hace dos semanas, la temperatura se empezó a tomar a los trabajadores de la cadena, primero en las oficinas centrales y después en los distintos clubs.  

Por ahora, DIR no ha detectado ninguna persona con fiebre y afirma que la iniciativa ha sido bien recibida por todos los clientes. En el caso de que una persona presente 37,5 o 38º grados se le dirá que no puede hacer uso de las instalaciones y se le recomendará que se ponga en contacto con los servicios de Salud. Las mismas fuentes indican que la decisión se ha tomado para garantizar la seguridad de los usuarios que establece el Código de Consumo de Cataluña. En la entrada de Dir Diagonal, un cartel cita al artículo 121.2 del código de consumo catalán. 

DERECHOS PROTEGIDOS

El citado artículo hace referencia a los "derechos protegidos", y dice que los derechos y los intereses de los consumidores protegidos por la ley son "el derecho a la protección de la salud y la seguridad, el derecho a la protección de los intereses económicos y sociales y el derecho de indemnización y reparación de daños", entre otros. Desde la Agència de Consum de Catalunya, un portavoz explica que tiene que ser el departamento de Salut quien marque estos protocolos y que el código de consumo no dice nada sobre la medida implantada por la cadena deportiva.

DIR no ha comunicado que toma la temperatura a los clientes al departamento de Salut de la Generalitat. La cadena de gimnasios tampoco ha recibido ningún protocolo de cómo actuar en este caso, asegura una portavoz de DIR. "Es una iniciativa propia como medida de protección para nuestros empleados y clientes", insisten. Fuentes del departamento de Salut han expresado que la iniciativa tomada por DIR es privada, aunque se ha recordado que desde la Generalitat no se lanzado ninguna recomendación parecida.

LLAMADA AL 061

Ahora mismo, la sugerencia del Govern son que si una persona tiene fiebre, tos y mucosidad, llame al 061 donde los profesionales sanitarios le harán un cuestionario para valorar los síntomas y su posible procedencia, explican. Las únicas medidas sanitarias lanzadas desde Salut son la cancelación de reuniones médicas, para disponer de todo el personal disponible, y no visitar los centros de gente mayor si se tiene fiebre. Desde Salut se asegura que la temperatura no se toma en ningún equipamiento deportivo público y recuerdan que el periodo de incubación es de 2 a 14 días, un tiempo sin síntomas en el que tambien se puede contagiar.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.