Los Mossos d’Esquadra utilizarán gas pimienta como medida antidisturbios y estudian usar vallas de metro y medio de gran peso para frenar altercados, coincidiendo con un otoño que prevén tenso por las movilizaciones tras la sentencia del Tribunal Supremo del procés.

“NO ES LESIVO PERO MOLESTA”

El gas OC, que es el nombre que recibe técnicamente el gas de agua y pimienta, es una herramienta que los Mossos tienen desde hace tiempo pero que hasta el momento no habían utilizado. Durante las protestas del 2012 en Barcelona, los agentes antidisturbios utilizaron humo con gas, pero no era pimienta.

Desde el cuerpo policial aseguran que el gas OC permite rociar a un grupo concreto desde una distancia de un metro y medio y “no es lesivo que otras opciones pero molesta”. Además, señalan que su efecto dura media hora y que hace es imprescindible lavarse la cara con agua.

También explican que el gas pimienta se utilizará en “momentos puntuales y críticos” y que antes de tirarlo van a avisar a través de un altavoz.

GOLPES DE PORRA

Los Mossos defienden que el gas OC es “menos traumático” que el uso de la porra. En este sentido, explican que los golpes deben ser siempre en las extremidades inferiores y en las partes con masa muscular, a pesar de que pueden acabar impactando contra el brazo, el tobillo o la mano por el movimiento de las personas a la hora de protegerse de la porra.

La otra medida que prevén los Mossos son unas vallas específicas, de metro y medio y de gran peso, de manera que los manifestantes no las podrán derribar.