Este miércoles, los propietarios del edificio okupado bautizado con el nombre de Ca l'Espina pudieron acceder a una de las viviendas dos años después de la okupación. En el interior, se encontraron un apartamento destrozado, con paredes arrancadas, restos de comida y un basurero en el jardín trasero de la vivienda. 

Los dueños del número 14 de la calle de Astúries solo accedieron al inmueble cuando acudieron un centenar de antidisturbios de los Mossos d'Esquadra que rompieron la puerta a golpe de ariete y con una sierra radial. Este jueves, los okupas han impedido la entrada de los dueños, que temen que el colectivo okupa vuelva a irrumpir en el local, ya que tres pisos siguen tomados por un grupo de jóvenes.

 

La 'bienvenida' del visitante
1/9

La 'bienvenida' del visitante

Restos de suciedad en la escalera comunitaria del número 14 de la calle de Astúries / M.A

Pan con moho
2/9

Pan con moho

Barras de pan con moho en una sala visiblemente degradada / M.A

Un basurero en el jardín
3/9

Un basurero en el jardín

Los okupas usan el jardín trasero como su basurero particular donde depositan muebles viejos y hasta un retrete / M.A

Ventana rota
4/9

Ventana rota

Una ventana rota en el edificio okupado de la Vila de Gràcia / M.A

Blindaje okupa
5/9

Blindaje okupa

Dos somieres a modo de escudo en la primera planta / CA L'ESPINA

Pared arrancada en el bloque okupado de Gràcia / M.A
6/9

Pared arrancada en el bloque okupado de Gràcia / M.A

Pared arrancada en el bloque okupado de Gràcia / M.A

Habitación en el piso okupa
7/9

Habitación en el piso okupa

Muebles rotos y cartones en una de las estancias de Ca l'Espina / M.A

Vida entre la suciedad
8/9

Vida entre la suciedad

Cama desecha en el edificio Ca l'Espina

Mueble polvoriento
9/9

Mueble polvoriento

Un mueble lleno de polvo en el piso okupa / M.A

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.