El pasado 27 de enero, el concejal de turismo, Xavier Marcé, y el primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, presentaron en una rueda de prensa la medida de gobierno “Creación de nuevos imaginarios y contenidos para mejorar la movilidad y la sostenibilidad turística”.

Al parecer, la propuesta no ha gustado entre las asociaciones vecinales de la ciudad. En un comunicado, la Asamblea de Barrios Por el Decrecimiento Turístico (ABDT), de la que forma parte la Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Barcelona (FAVB), cercana a los comunes, la entendió como “una reiteración de la misma estrategia de siempre, llevada a escala metropolitana: crecimiento, crecimiento, y crecimiento”.

MODELOS OPUESTOS

Según la asamblea, el texto del gobierno municipal, a pesar de que lo niega, “proyecta el crecimiento turístico mediante nuevas estrategias en la ciudad y en el área Metropolitana”, así como “un intento de reducción de la conflictividad entre el alto volumen de turistas y la vida cotidiana".

Pero la ABDT apuesta por un decrecimiento turístico, que ve “necesario” y carga contra los socialistas porque su propuesta “ni siquiera reduce impactos, sino que desdibuja y redefine conceptos y hace malabarismos terminológicos”.

“Las excusas para este crecimiento son, como siempre, el dinero y los lugares de trabajo que mueve el turismo y obvian la nula redistribución de los primeros y la bajísima calidad de los segundos, demostrada por informes estadísticos recientes del mismo ayuntamiento”, lamenta el texto.

PALO A COLAU

Esta asamblea que aglutina los distintas organizaciones de barrio de la ciudad condal cree que bajo la batuta del regidor Marcé “continúa mandando la colaboración público-privada, liderada en el ámbito turístico por Turismo de Barcelona”.

También se afirma en el comunicado que a pesar de asumir que “el Consorcio ha acontecido un gestor comercial de servicios turísticos“, no se cuestiona realmente su papel y se limita a plantear una simple reforma del mismo.

La ABDT apuesta para refundar Turismo de Barcelona como agencia pública y cree que a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, le ha faltado valentía y/o voluntad políticas para hacerlo tras la “fuerte involución que vive el consorcio”.

SIN PRESUPUESTO REAL

Además, el texto afirma que se estima que el coste de los programas que se derivarán de la medida seria de 4,2 millones de euros, que saldrían “de los ingresos provenientes de la aplicación del recargo municipal de la tasa turística o de los que pudieran surgir otras propuestas de carácter fiscal”. El que significa que en este momento "no existe ninguna dotación presupuestaria real".

En definitiva, para estos vecinos la medida de gobierno del regidor Marcé es "nefasta" porque supone "más crecimiento turístico, extensión a nuevas áreas dentro de y fuera de Barcelona, ampliación del catálogo turístico para poder meter este crecimiento y, sobre todo, mucho humo: un poco de maquillaje, terminología renovadora que persigue un lavado de cara y reducir la conflictividad".

Fuentes del PSC afirman a Metrópoli Abierta que se remiten al contenido de la rueda de prensa ofrecida en enero por Collboni y Marcé y no entran a valorar las declaraciones de la ABDT.   

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.