Estimadas parcialmente las medidas cautelares reclamadas por el Grupo de Trabajo sobre la Mobba, que han dejado en suspenso el derribo de la antigua fábrica de básculas de Badalona tal y como había previsto en julio el Ayuntamiento.

En su demanda, el denunciante también pidió anular el rechazo del Ayuntamiento de Badalona a declarar el edificio de la fábrica Mobba como Bien Cultural de Interés Local (con los votos del PP y el PSC), pero el juez ha descartado aprobarlo de forma cautelar porque, a diferencia de las obras de derribo, es una decisión reversible que no necesita tomar de forma urgente.

La antigua fábrica Mobba vista desde el otro lado de la estación de Rodalies / GOOGLE STREET VIEW
La antigua fábrica Mobba vista desde el otro lado de la estación de Rodalies / GOOGLE STREET VIEW

En cambio, el juez subraya que, si no aprobara la medida cautelar para paralizar el derribo, "equivaldría a la posibilidad, si no certeza, de que se proceda a la demolición del edificio", y por eso lo aprueba, a condición de que el denunciante deposite una fianza de 54.107 euros.

El juez, titular del Juzgado Contencioso 14 de Barcelona, también valora que junto a la denuncia le han entregado informes sobre el valor cultural, histórico y arquitectónico del edificio, entre ellos uno firmado por el Departament de Cultura de la Generalitat.

EL AYUNTAMIENTO QUIERE UNA ZONA VERDE

El Ayuntamiento de Badalona anunció en julio el inicio de los trabajos de derrumbe de la antigua fábrica, unas obras de cuatro meses y que deberían dar paso a la creación de una zona verde.

Las tareas de demolición se adjudicaron el pasado mes de junio por 430.000 euros, e incluián la extracción de elementos contaminantes y de las estructuras del interior del edificio, símbolo de la arquitectura industrial de la década de los años 60 del siglo XX.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.